Día 7 en Nueva York. Bajo un sol radiante comenzamos el recorrido tomando la linea C de metro hasta la estación 72 st. Aqui comenzaría esta nuevo periplo de descubrimientos de la Gran Manzana. El primer lugar elegido era un edificio emblema de este lado de Nueva York, el Dakota Building.

Este impresionante edifico situado en el numero 1 de la calle 72, al oeste de Central Park en Nueva York , no solo es famoso por albergar personajes celebres y ser escenario de la muerte del mítico John Lennon, un halo de misterios y leyendas negras rodean al peculiar edificio. Comenzó a construirse en 1880 y fue terminado 4 años mas tarde. Su diseño corrió a cargo del arquitecto Henry Hardenberg (autor del también mítico Hotel Plaza) y fue avalado con una fuerte inversión del propietario de las maquinas de coser Singer, Edward S. Clark.Su estilo es propio del renacimiento de la Alemania del norte y la distribución de los pisos esta inspirado en la arquitectura francesa de finales del siglo XIX.

Cuando se construyó estaba tan lejos de la ciudad que ni siquiera llegaba la electricidad y se decía que parecía estar en Dakota (al norte de EE.UU., en la frontera con Canadá), de ahí su nombre. Sin embargo pese a su lejanía y el hecho de que estuviera rodeado de oscuridad, no impidió que tuviera éxito y fuera alquilado por completo.

Luego Manhattan comenzó su rápida expansión hacia el norte y los precios se dispararon creando cierta exclusividad al edificio y comenzando a ser habitado por personajes ilustres, algunos de ellos muy conocidos como Judy Garland, Boris Karloff, Leonard Bernstein y Lauren Bacall. También ha sido residencia de famosos cantantes como John Lennon (su viuda Yoko Ono sigue viviendo allí) , Jennifer López, Marc Anthony, Bono y su esposa activista Ali Hewson, Sting, Paul Simon o Roberta Flack.Pero a pesar de hacerse mundialmente famoso por el asesinato en sus puertas de John Lennon, siempre ocurrieron sucesos extraños entre sus muros.

A principios del siglo XX estuvo viviendo en el edificio Dakota el famoso mago negro Aleister Crowley. Éste, considerado uno de los hombres mas perversos del mundo, llevó a cabo varios rituales de magia negra dentro del edificio. Por la misma época estuvo viviendo el actor de cine de terror Boris Karloff, el cual participó en impresionantes veladas de espiritismo. Se dice que cuando murió Karloff hubo fenómenos de poltergeist y su persona se manifestó en el lugar mediante presencia fantasmal, que fue vista y oída por diversos inquilinos que huyeron despavoridos del edificio. También se dice que el sumo sacerdote de la brujería Wicca inglesa, Gerald Brossau Gardner, se alojó en este edificio cuando visitó Nueva York. En él celebró rituales mágicos invocadores de las potencias ocultas de la naturaleza. Precisamente, Polanski en el año 1968, se inspiró en este personaje para moldear las características del brujo maléfico coprotagonista de la película “La semilla del diablo” (Rosemary’s baby). Durante el rodaje de la” semilla del diablo” , y a pesar que en el lugar solo se rodaron los exteriores, en el edificio Dakota tuvieron lugar todo tipo de extraños accidentes que diezmaron al equipo.

En este edificio se produjo el desequilibrio nervioso de la actriz protagonista Mia Farrow y la ruptura de esta con Frank Sinatra. La película convirtió al Dakota en foco de atención al desvelarse por la prensa las connotaciones mágicas y ocultas que el edificio poseía. Diversos grupos de practicantes de la magia negra y de sectas satánicas se congregaron ante el edificio Dakota para amenazar a Polanski y su equipo e impedir que la película se llevara a cabo. Entre estos personajes se encontraba el tristemente célebre Charles Manson, el hombre que tiempo después y con varios miembros de su secta se encargaron de convertir en realidad las amenazas. En 1969 llevaron a cabo la matanza de Cielo Drive, en Hollywood, donde asesinaron a un grupo de personas, entre ellas a la actriz Sharon Tate, esposa de Polanski y a su bebe no nato atravesados por un tenedor.

El ultimo film rodado en el edificio ha sido la versión americana de “Abre los ojos”, “Vanilla Sky”, protagonizada por Tom Cruise, y el ultimo en conseguir un apartamento ha sido el actor Alec Baldwin, por la “módica” cantidad de mas de 8 millones de euros. Pero no solo hace falta dinero para vivir en el, sino que además hay que pasar una férrea aprobación general del resto de vecinos que ni Antonio banderas ni Melanie Griffith pudieron sortear en 2005.

En frente del Dakota Building nos encontramos con uno de los parques mas famosos del mundo...Central Park.

Central Park limita por el norte con la calle 110, por el oeste con la Octava Avenida, por el sur con la calle 59 y por el este con la Quinta Avenida. Los tramos de las calles que bordean Central Park se denominan Central Park North, Central Park South y Central Park West. La Quinta Avenida (al este) es la única que conserva su nombre. Con una longitud de 4 kilómetros de largo por 800 metros de ancho, y una superficie de 341 hectáreas supone un autentico pulmón para la ciudad de Nueva York. Sus 25 millones de visitantes al año, convierten Central Park en el parque más visitado de los Estados Unidos.

Central Park surgió ante el gran aumento de población que Nueva York había experimentado a comienzos del siglo XIX y la ausencia de un lugar de esparcimiento. Los delegados de la ciudad, conscientes de dicha problemática, compraron entre los años 1853 y 1856 unos terrenos en el centro de Manhattan por $5.5 millones con la idea de construir un gran parque público. Las obras comenzaron en 1858, dirigidas por el arquitecto Calvert Vaux y el paisajista Frederick Law Olmsted, y se prolongaron durante veinte años. El proyecto suponía un reto para los diseñadores que debían acondicionar un terreno rocoso, pantanoso y fangoso para convertirlo en un parque en el que se plantarían 4 millones de árboles, arbustos y plantas, y se construirían 36 puentes, 7 lagos,101 hectáreas de jardines y 55 de bosques. Para conservar la autenticidad del paisaje y su naturaleza, los arquitectos presionaron para que se creara una ley por la cual no se pudiese modificar en el futuro el diseño original de cada zona del parque.

Frederick Law Olmsted sufrió depresiones y dos crisis nerviosas durante su trabajo en Central Park, las luchas con las autoridades por el mantenimiento de su proyecto original lo fueron debilitando emocionalmente hasta que se vio forzado a abandonar su cargo. Moriría el 28 de agosto de 1903 en un psiquiátrico de Massachusetts. Calvert Vaux permaneció unido a Central Park hasta su muerte. Sintiéndose frustrado ante la creciente fama de Olmsted, falleció el 19 de noviembre de 1895, a los setenta y un años, ahogado en el rio Hudson. Según su familia, tras la muerte de su esposa, solo y deprimido, había decidido acabar con su vida. Los comisionados enviaron flores del parque a su funeral. Realmente la importancia de ambos en el diseño y desarrollo de Central Park es similar: Los puentes, arcos y algunos edificios son diseño de Vaux, en colaboración con Jacob Wrey Mould. La “naturaleza” del parque: colinas, cascadas, caminos y senderos, son obra de Olmsted. Un gran trabajo que han disfrutado y disfrutarán generaciones presentes, pasadas y futuras.

Una buena posibilidad para recorrer Central Park es utilizando una bicicleta-taxi llamada Pedicab.Este tipo de transporte que ha proliferado inmensamente en los últimos años es muy buena opción para distancias cortas cuando es imposible encontrar un taxi. Asimismo, es muy recomendable para aquellosque quieran disfrutar del paisaje urbano mientras llegan a destino en otro lado del parque. El único inconveniente es que solamente está permitido llevar a dos pasajeros por unidad.

Central Park está habitado por ardillas, pájaros, peces, conejos, tortugas, ranas y otros animales. Cerca de 300 especies de animales han sido vistas en el parque.

Y ahora llegamos a Strawberry Fields en Central Park. Este era el lugar preferido de John Lennon y su esposa Yoko Ono para pasear por el parque, situado justamente en frente del Dakota, su residencia. Tras el asesinato de Lennon la ciudad dedicó este terreno a su memoria y lo llamó Strawberry Fields (Campo de Fresas) por su canción "Strawberry Fields Forever". Yoko Ono se encarga de mantenerlo a través de donaciones.

En el centro, un mosaico blanco y negro con la palabra IMAGINE, donado por la ciudad de Nápoles, es el lugar en el que rinden tributo los fieles del cantante. En los jardines se encuentran especies de 161 plantas traídas de todas partes del mundo. Este lugar tiene acceso directo desde la calle 72 y Central Park West. Strawberry fields no solo es un homenaje a John Lennon, también ha sido reconocido como Jardín de la Paz por 121 países, entre los que está Argentina según la placa que lo recuerda.

Dentro de Central Park hay calles que permiten en trafico vehicular en ciertos dias y horarios y que permiten atravezar el parque de norte a sur y de este a oeste. Una de esas calles es Drive West y es la que tomamos para recorrer un buen trecho en esta zona del inmenso pulmón verde de Manhattan.

Desde allí pudimos ver primero grandes edificios como el espectacular San Remo que se ubica al lado del Dakota. El San Remo (nº 145 y 146 de Central Park West) es una cooperativa de apartamentos de lujo en Nueva York situados entre las calles 75 y 76, a tan solo 160 metros del Edificio Dakota (situado entre las calles 72 y 73). Como cooperativa de viviendas, su consejo de admisión tiene “reputación de tener normas tolerantes de admisión” en comparación con los consejos de admisión conservadores del otro lado del parque.Entre los vecinos que viven y han vivido en el San Remo se encuentran: Tiger Woods, Steven Spielberg, Donna Karan, Steve Jobs, Demi Moore, Glenn Close, Dustin Hoffman, el líder de U2 Bono, Steve Martin, Bruce Willis, Eddie Cantor, Jackie Leo y algunos empresarios como Dodi Al Fayed, Aaron Spelling o Rita Hayworth quien paso su último año de vida allí.

Seguimos caminando por Drive West en dirección norte y nos encontramos con una postal típica de Central Park que es el gran lago y el Bow Bridge de fondo. El puente de arco(Bow Bridge) es un puente de fundición de hierro situado en el centro de Central Park y que cruza el lago utilizandose como una pasarela peatonal. Está decorado con círculos entrelazados en su barandilla , con ocho grandes macetones con plantas en la parte superior de la decoración. Un complejo entramado de elementos arabescos y volutas se pueden ver debajo del palmo de arco . El puente fue diseñado por Calvert Vaux y Jacob Wrey Mould , y se terminó en 1862. La medición de un total de 87 pies (26,5 m), hace que sea el mayor puente en el parque .

Mas al norte nos encontramos con otra zona típica de este lado del parque llamada "Hernshead". "Hernshead" es un bosque en miniatura con vistas al lago. El nombre se deriva de la forma del afloramiento rocoso prominente que puntúa al final de esta pequeña península. Para Olmsted y Vaux, su forma asemeja a la cabeza de una garza (hern, en su traducción al inglés). Olmsted prodigó atención hortícola en este sitio, en primer lugar con una arboleda de Londres Planetrees y luego con una variedad de plantas herbáceas y arbustos. "Hernshead" se planta con flores de temporada y plantas acuáticas. La primavera es la temporada con azaleas en flor, jacintos y los narcisos, violetas añaden puntos diminutos de colores en medio de las hojas de helecho que se despliegan. Lo más sorprendente de todo se produce a finales de junio cuando se transforma en un bosquecillo nevado gracias a la floración blanca del laurel de montaña , lo que lo hace un espectáculo poco común en el Parque Central. "Hernshead" fue restaurado por el Central Park Conservancy en 1988.

Casi al final del gran lago en su punta norte nos encontramos con la zona del Oak Bridge at Bank Rock Bay en Central Park. Originalmente construido en 1860, este puente peatonal que cruza el estrecho brazo del lago es conocido como Oak Bridge at Bank Rock Bay fue diseñado por Calvert Vaux y el material utilizado es el roble blanco (de ahí su nombre primitivo de Oak Bridge). Es uno de los más grandes y más elegantes puentes de madera del Parque y en él se muestran paneles decorativos de fundición situados en las barandillas. Creado como una de las principales entradas a la Rambla, se ha convertido en uno de los destinos más populares del parque para los observadores de aves. Siendo más difícil de mantener (la piedra es mucho mas fácil), el puente de madera sufrió repetidas situaciones de deterioro y restauración a través de los años. Fue sustituido en 1935 y restaurado en los años siguientes desde una perspectiva totalmente utilitaria. El Conservancy decidió devolver el histórico puente al paisaje del Parque, y en 2009 completó su recreación y restauración con fotografías históricas, registros de archivos y dibujos originales de Vaux. Casi totalmente construido de nuevo, el proyecto del puente marcó la más compleja reconstrucción de The Nature Conservancy de una estructura original del parque. El nuevo puente está construido de acero revestido con piezas fundidas ornamentales, y su cubierta y las barandillas son de madera. Los pilares de piedra que actúan como soportes para el puente son los únicos elementos originales del puente histórico.

Pasado el Oak Bridge y continuando por Drive West llegamos al cruce este-oeste de la 79 street que atraviesa el parque en bajo nivel lo que permite que el público del parque no tenga que cruzarse con el intenso tránsito de esta calle. En esta zona se erige un nuevo punto turístico fascinante de Central Park, el Shakespeare Garden.

Shakespeare Garden es un encantador paisaje de cuatro acres llamado así por el famoso poeta y dramaturgo Inglés. El jardín está repleto de flores mencionadas en sus poemas y obras de teatro. Pero el jardín no era una característica original de Central Park, fue concebido por primera vez en la década de 1880 cuando el comisionado del parque George Clausen ancargó al entomólogo del Parque crear un jardín junto al centro de estudios de la naturaleza en la cabaña sueca. En 1913, el Comisario Gaynor inauguró oficialmente el comienzo de las obras del Shakespeare Garden. Tras años de abandono, el Shakespeare Garden - al igual que la mayor parte de Central Park - cayó en mal estado. En 1987, la Central Park Conservancy restauró y amplió el jardín, inició la repavimentación de las vías y la instalación de bancos de madera rústicos y placas de bronce con citas de obras del gran bardo.

Dentro del Shakespeare garden encontramos el Swedish Cottage Marionette Theatre. Este teatro fue importado a los EE.UU. en 1876 como representación de Suecia para la Exposición del Centenario en Filadelfia. La arquitectura sueca y la artesanía de la estructura, lo que semeja a una escuela, llamó la atención de Frederick Law Olmsted , quien la llevó a Central Park en 1877. En 1947, la casa sirvió como el hogar de un grupo de teatro de marionetas que viajó a través de la ciudad a los patios y auditorios escolares. Bajo la dirección del City Parks Foundation , la muestra de marionetas continúa hasta nuestros días a través de la CityParks PuppetMobile, la empresa más antigua de operación continua de su tipo en el país, que presenta espectáculos gratuitos y talleres de títeres en los parques de barrio, centros de recreación y escuelas de toda la ciudad de Nueva York. En 1973 el teatro permanente se construyó dentro de la casa diseñada en el parque. Desde entonces, cientos de miles de niños y familias de todo el mundo han disfrutado de sus producciones originales de marioneta. La cabaña es miembro de la Casa Histórica en fideicomiso de la ciudad de Nueva York .

Mas al norte del Shakespeare Garden aparece un famoso teatro en Central Park. El Teatro Delacorte,se ha establecido en 1962 en Central Park y se encuentra justo al lado de la calle 80 ª, en la esquina suroeste de la Great Lawn . Situado en el corazón de Central Park, el Teatro Delacorte es mejor conocido como The Public Theater's Free Shakespeare in the Park , y es una de las tradiciones más queridas del verano de la ciudad de Nueva York. Decenas de miles de neoyorquinos y visitantes de Nueva York llegan al teatro Delacorte a disfrutar gratis de grandes obras de Shakespeare. Dos puestas se producen cada verano y por lo menos una de ellas es tradicionalmente una obra de Shakespeare. Las entradas para espectáculos en este Teatro son libres, siempre y cuando uno está dispuesto a esperar en fila en el día de la actuación para obtenerlos.

Central Park es un lugar muy concurrido por deportistas. El Park Drive, de unos 10 kilómetros de largo, es un lugar en el que confluyen corredores, ciclistas, y patinadores. Normalmente, cada fin de semana se celebran carreras en el parque, muchas de las cuales son organizadas por la New York Roads Runners. Además, la Maratón de Nueva York termina en Central Park. El parque cuenta tambien con un total de 26 campos que se emplean para jugar al béisbol y softball de abril a septiembre.

Mas allá del Teatro Delacorte aparece sobre el lago el Belvedere Castle. En 1867, el diseñador y arquitecto del Central Park, Calvert Vaux, diseñó el Castillo de estilo gótico para que funcionara como un observatorio para todos los visitantes del parque. Con sus muros de piedra, su gran torre con la bandera norteamericana, el Castillo Belvedere se ha convertido en una de las mayores atracciones del Central Park.

Inicialmente fue concebido como mera decoración para el parque, un castillo victoriano. Durante esa época era un lugar abierto sin puertas ni ventanas. Pero se cerró cuando la United States Weather Bureau se trasladó al castillo en 1919, para instalar su centro meteorológico. Antes los datos meteorológicos se tomaban en la 5th Av con la 64th Street. En el año 1960 se cerró las oficinas del centro meteorológico y pasó a ser un lugar turístico abierto a todo el público, pero se siguen tomando los datos desde allí.

Algo común en Central Park es que se celebren bodas en sus instalaciones al aire libre. Nosotros tuvimos oportunidad de presenciar una y seguir sumando bodas por el mundo como la que vimos en el Parque Yoyogui en Tokyo.

Ya habiendo cruzado de este a oeste el parque nos encontramos , detras del Met, con un obelisco egipcio. Este obelisco posee cuatro lados escritos con jeroglíficos egipcios honrando al Faraón Tutmosis III y fue originalmente construido para el Templo del Sol en Heliopolis alrededor del año 461 A.C.. Luego de la apertura del Canal de Suez en 1869, Ismail Pasha, el Khedive de Egipto, le dió un Obelisco a los Estados Unidos con la esperanza de cultivar relaciones comerciales entre los dos países. El obelisco arribó en Nueva York en julio de 1880, arrastrado por 32 caballos enganchados en 16 pares que transportaron el pedestal por las calles de la ciudad.

Reparador descanso en una banca donde Benito honró a la teta, y donde disfrutamos de algunas vistas de este parque precioso (incluyendo una del edificio San Remo a lo lejos). De ahí nos topamos con otra vista famosisima de Central Park de las películas, el arco donde siempre se ve corriendo gente, llamado Greywacke Arch. Greywacke arch fue construido en 1862 y se sometió a su última renovación por la Central Park Conservancy en la década de 1980. Greywacke es una piedra que se encuentra en el valle del río Hudson. Del tipo de la piedra arenisca es con esta piedra con la que este arco se ha construido. No muy lejos del Museo Metropolitano de Arte, el Arco Greywacke es altamente ornamental y se caracteriza por su arco sarraceno apuntado que imita el estilo de medio oriente y la arquitectura de estilo español.

Y ahora si, el grandisimo MET.

El Metropolitan Museum de New York, también conocido con el Met, es sin duda el museo más importante de todo el país. Céntricamente situado en el número 1000 de la Quinta Avenida, en el cruce de ésta con la calle 82, el impresionante edificio que más bien parece un palacio propio de un emperador alberga en su interior un enorme recorrido por el arte proveniente de todos los lugares y momentos de la historia.

Fundado en 1870 contiene más de un millón de piezas, incluso un templo egipcio completo que fue trasladado en barco hasta la ciudad. Su colección permanente incluye secciones que van desde el arte en Egipto y la antigüedad clásica grecorromana, hasta grandes obras de pintura impresionista y post-impresionista y una gran cantidad de piezas del escultor francés Rodin. Destacan también las colecciones de los maestros europeos clásicos y modernos (Rafael, Tiziano, Rembrandt, Picasso, Braque) y las numerosas piezas de arte de Asia, África y Oceanía, así como colecciones más singulares de fotografía, muebles, instrumentos musicales, dibujos, trajes y armaduras.

Robert Lee Jenkins, un ejecutivo ferroviario, cuya colección privada fue donada al museo, fue el primer presidente. El superintendente fundador fue el editor George Palmer Putnam. Al contrario que los museos europeos, el nombramiento de los altos cargos del Metropolitan no depende del gobierno ni de influencias políticas. Es una institución conocida por la trayectoria prolongada de sus directores. James J. Rorimer fue director desde 1955 hasta su muerte, el 11 de mayo de 1966. Lo sucedió Thomas Hoving, desde el 17 de marzo de 1967 hasta el 30 de junio de 1977, y Philippe de Montebello ostentó el cargo durante casi treinta años.

Lamentablemente con el poco tiempo que teníamos en el día decidimos armar una estrategia de ir a ver galerías puntuales y dejamos para otra visita una recorrida mas extensa. Las elegidas eran Arte Griego y Romano, Arte Egipcio, Pintura y Escultura Europea, Arte Moderno y Contemporaneo.

Las galerías griegas y romanas revelan el arte clásico en toda su complejidad y resonancia. Los objetos varían desde pequeñas, piedras preciosas grabadas con negro y jarrones pintados a un exceso estatuas de tamaño natural y reflejan prácticamente la totalidad de los materiales en los que artistas y artesanos antiguos trabajaron: mármol, piedra caliza, terracota, bronce, oro, plata, y vidrio, así como sustancias tales como más raras marfil y hueso, hierro, plomo, de color ámbar, y madera.

Esta colección posee más de 50.000 piezas fechadas hasta el 312 a. C. La colección se remonta a la fundación del museo: el primer objeto asentado en los registros del museo es un sarcófago romano. Aunque la colección se centra en objetos de Grecia Antigua y el Imperio romano, estas regiones históricas incluyen una gran variedad de culturas y estilos artísticos.

Tras doce años de intensos trabajos de renovación, en el año 2007, finalmente el “Met” abrió sus nuevas salas dedicadas a exhibir una de las más importantes colecciones de arte clásico (que algunos llamarían arqueológicas), constituida por miles de objetos provenientes de la cultura greco-romana. A decir del director del museo, Phipippe de Montebello, en el conjunto sobresalen las colecciones de arte helenístico, etrusco, romano y del sur de Italia.

Entre las piezas descuellan: una estatua de Hércules que porta una piel de león en uno de sus brazos; el sarcófago Badminton decorado con más de cuarenta figuras –incluyendo a Dionisos y las estaciones–; los bustos de los emperadores romanos Augusto, Calígula, el joven Nerón, Antonius Pius y Caracalla; un conjunto que representa a grandes intelectuales antiguos, como Herodoto y Epicuro, entre otros; y la escultura en bronce de Eros dormido, una de las pocas conservadas en ese metal del mundo antiguo, así como los frescos recuperados de las cenizas del Vesuvio en 79 a.C. Algunos de los nuevos espacios eran ocupados por el restaurante del museo.

Salimos del arte greco-romano para ir a uno de las alas que mas ganas teníamos de visitar en este museo, el ala de arte egipcio. Para ello cruzamos por todo el Gran Hall Central del museo hacia el lado Oeste del mismo.

El departamento de arte egipcio se fundó en 1906, coincidiendo con la iniciación de un programa de excavaciones del museo en Egipto que duraron más de cuarenta años, hasta 1936 y que últimamente se ha reanudado. Fue Lythgoe el primer conservador de la sección egipcia y el iniciador de la etapa excavadora. Pero el personaje más importante de este periodo fue Hebert Winlock. Nació en Washington y estudio en Harvard. Ya antes de graduarse, Lythgoe le invitó a participar en las excavaciones de Egipto, siendo en aquel momento el más joven de la expedición, 22 años. Tomó parte en las expediciones comprendidas entre los años 1906 a 1930, primero como ayudante y luego como director y en 1931 fue nombrado director del museo Metropolitano.

Aunque la mayor parte del acervo inicial del Met sobre arte egipcio provino de colecciones privadas, casi la mitad de la actual colección proviene de descubrimientos hechos a través de excavaciones arqueológicas organizadas por el mismo museo entre 1906 y 1944. La colección está compuesta por más de 36.000 piezas de arte egipcio, clasificadas desde el Paleolítico hasta la época de dominación romana, y casi todas ellas se encuentran expuestas en las cuarenta galerías egipcias del museo.

Entre las piezas más valiosas de la colección se encuentra un conjunto de 24 maquetas de madera, descubiertas en una tumba de Deir el-Bahari en 1920. Estas maquetas representan con sumo detalle una muestra verdaderamente representativa de la vida cotidiana del Imperio Medio de Egipto: botes, jardines y escenas de la vida diaria. La sección dedicada a Egipto, como no podía ser de otra forma, está organizada cronológicamente, del pre-dinástico al Egipto romano (del que forma parte el Templo de Dendur). Es indudable que la disposición de la Tumba de Perneb está orientada a ser visitada en primer lugar y asombrar al respetable.

Sin embargo, la pieza más popular del departamento continúa siendo el templo de Dendur; desmontado por orden del gobierno egipcio, para salvarlo de la futura inundación causada por la construcción de la presa de Asuán; el pequeño templo de piedra arenisca fue donado a Estados Unidos en 1965 y reconstruido en el Met en 1978. Está ubicado en una gran sala, parcialmente rodeado por una lámina de agua e iluminado por un gran ventanal con vistas a Central Park.

El Templo de Dendur, erigido en Dendur, Nubia, cerca del Nilo, fue encargado por el emperador Augusto y construido en época de Gayo Petronio, prefecto de Egipto, alrededor del año 15 a. C. Está dedicado a la diosa Isis, así como a dos hijos de un jefe nubio deificados, Peteese y Pihor.

De estilo egipcio, consta de pronaos, con dos columnas, vestíbulo y santuario. Delante posee una zona aterrazada y una puerta pétrea. Parte del conjunto estaba rodeado por un muro de adobe. La edificación principal está construida con sillares de piedra arenisca y mide unos siete por trece metros. La zona aterrazada tiene unos treinta metros de anchura. El conjunto mide 25 metros de largo y ocho metros a su punto más alto. Los muros del templo están decorados con relieves: la zona inferior con plantas de papiro y loto (símbolos del Alto y Bajo Egipto) típicas del Nilo, río que está simbolizado por representaciones del dios Hapy.

En el dintel de la puerta, así como sobre la entrada al templo, hay relieves de Horus Behedety, el disco solar alado dios del cielo. En los muros exteriores se representa al emperador Augusto como faraón, presentando ofrendas a las deidades Isis, Osiris y su hijo Horus. El tema se repite en la primera sala del templo, donde se muestra a Augusto orante y oferente. La zona central, utilizada para las ofrendas, y el santuario de Isis, al fondo del templo, están casi sin decorar. Sólo posee relieves el marco de la puerta y la pared posterior del santuario. En este se muestra a Peteese y Pihor como jóvenes dioses adorando a Isis y Osiris.

También fue construida una cripta en la zona del fondo. Una cámara perforada en la roca de los acantilados cercanos pudo haber representado las tumbas de Peteese y Pihor, de los que se decía que se habían ahogado en el río Nilo. El templo fue transformado en una iglesia cristiana copta en el año 577, sufriendo las lógicas modificaciones. El interior fue revocado y pintado, pero estos añadidos se han desvanecido casi por completo.

Dentro del Templo de Dendur está la estatia de Tagerem, la esposa de Dios. De la dinastia ptolemáica período AC. 300-250, la estatua de Tagerem sacerdotisa, representa a la esposa del dios Ra en Sakhebu ( forma del Dios Raen el suroeste de Delta Egipcio) y encarna el ideal perfecto de la forma femenina alcanzada en la primera parte del período ptolemaico de Egipto (aproximadamente 300 a 250 aC): recatada en su compostura y sin embargo con gran atractivo.

Ya disfrutada el ala Egipcia la próxima estancia era ir a ver algunas hermosas obras de pintura europea del siglo XIX y siglo XX .Para ello desde el Hall Central subimos por la gran escalera, pasando por una muestra de fotografía y entrando al European Paintings Gallerie.

Es famosa la colección del Metropolitan de pintura europea que cubre el período comprendido entre 1230-1900 y que ofrece un estudio de la historia de la pintura en Italia, Francia, Alemania, España, los Países Bajos y Gran Bretaña. Se divide en dos suites de galerías: una dedicada a los viejos maestros y la otra para el siglo XIX y principios del XX, que es la que esta vez veremos.

El Met posee una de las mejores colecciones del mundo de pintura europea. Aunque las piezas son sólo cerca de 2.200, posee muchas de las pinturas mundialmente más reconocidas. Juan de Pareja, por Velázquez, en el Met El gran gasto de Met en compras de obra de arte proviene de este departamento, primeramente centrado en los maestros del siglo XVI al XIX, con énfasis en artistas franceses, italianos y holandeses. Muchos de los grandes artistas están presentes con gran cantidad de obras: el museo posee 37 pinturas de Monet, 21 óleos de Cézanne y 18 Rembrandts, incluyendo Aristóteles con un busto de Homero, pintura adquirida por un precio récord en 1961.

Las cinco pinturas de Vermeer conforman su grupo de obras más grande existente en un solo museo; su producción total no llega a cuarenta. Otras obras destacadas son Autorretrato con sombrero de paja de Van Gogh, La cosecha de Pieter Brueghel el Viejo y La muerte de Sócrates de Jacques-Louis David. En las últimas décadas el Met ha llevado a cabo la política de vender algunas de sus piezas menores para comprar piezas de talla mucho más importantes.

Aunque este proceder es aún controvertido, ha ganado cierto número de obras de arte destacadas para la colección, como Retrato de Juan de Pareja de Diego Velázquez, comprado en 1971 por una cifra millonaria que superó el récord precedente de Rembrandt. La obra de Duccio Madonna y el Niño le costó al museo más de 45 millones de dólares, dos veces más que la suma pagada por cualquiera de las pinturas compradas con anterioridad. Esta obra es considerada, por su rareza y valor, «la Mona Lisa del Met».

Pasada la parte superior del ala de pintura europea y casi en una transcición silenciosa, ya que se tocan y se funden absolutamente, llegamos al ala de pintura moderna y contemporanea.

Aunque el MOMA es considerado el principal museo de arte moderno en Nueva York, la colección de Met no es menos significativa. Con más de 10.000 obras de arte, principalmente de artistas europeos y estadounidenses, la colección posee muchas obras que son iconos de la modernidad. Entre las piezas destacadas se encuentran el retrato de Gertrude Stein hecho por Picasso, la Bandera blanca de Jasper Johns y el tríptico de Max Beckmann Beginning.

Algunos artistas están representados con obras de gran calidad para un museo que no está dedicado exclusivamente al arte moderno; por ejemplo, la colección posee 40 pinturas de Paul Klee, abarcando toda su carrera. Debido a la larga historia de Met, pinturas contemporáneas adquiridas en los últimos años han pasado a otras colecciones del museo, particularmente, a los departamentos que poseen pintura europea y norteamericana.

El Museo Metropolitano ha coleccionado y exhibido obras de artistas que vivían desde su fundación en 1870. Hoy en día, las tenencias del departamento de Arte Moderno y Contemporaneo comprenden más de doce mil obras de arte en una amplia gama de medios de comunicación desde 1900 hasta el presente. Entre los puntos destacados son obras icónicas la de los miembros de la Escuela de París, como Balthus, Georges Braque, Henri Matisse, Joan Miró, Amedeo Modigliani, y Pablo Picasso.

El departamento de Arte Moderno y Contemporaneo también es rico en obras del círculo de los modernistas americanos tempranos alrededor de Alfred Stieglitz, entre ellos Arthur Dove, Marsden Hartley, Georgia O'Keeffe y John Marin, pinturas a gran escala por los expresionistas abstractos, como Willem de Kooning, Jackson Pollock , y Mark Rothko, y diseño moderno, de Josef Hoffmann y miembros de la Wiener Werkstätte a la joyería Art Nouveau de René Lalique.

La colección se ha desarrollado gracias a donaciones y legados extraordinarios de obras de arte, así como de fondos de adquisición. En los últimos años estas explotaciones han aumentado por las adquisiciones de las principales colecciones, incluyendo la de Jacques y Natasha Gelman Colección de obras maestras del siglo XX y el Muriel Kallis Steinberg Newman Colección de posguerra pinturas-, así como las compras de renombre pinturas individuales, como Bohemia de Anselm Kiefer. En 1987 el Museo abrió la Lila Acheson Wallace Wing dedicados a la exposición de arte moderno y contemporáneo.

Terminada la visita al MET (con un millón de cosas pendientes por ver) porque los museos cierran temprano en New York, llegó la hora de un buen almuerzo. El lugar elegido un bar-restaurante en la calle Madison al 1090, a una cuadra de la entrada del MET. Buenas hamburguesas para reponer energía y a seguir en la última parte del recorrido del día.

Caminamos un rato por una de las zonas mas exclusivas de Manhattan y, quizas, del mundo, Uper East Side. El Upper East Side personifica la elegancia y distinción de Nueva York. Es un barrio sofisticado donde aún hay porteros y botones en las entradas elegantes de mármol. A parte de ser un barrio residencial, también alberga las mejores tiendas de diseñadores. Al lado de Central Park y accesible con tres líneas diferentes de metro, su céntrica localización tiene un valor añadido.

De paso me pude dar un gustito como hice en Kyoto y sacarme una pic con el cuartel general de IBM en Manhattan, empresa para la cual trabajo hace 14 años. El final de la recorrida de este día se daría en la 5ta avenida y 58 street donde veríamos el famoso Cube de Apple y la increíble juguetería FAO SCHWARZ.

En el año 2009 la compañía Apple abrió una tienda en la Quinta Avenida de Nueva York que se ha convertido ya en un símbolo de la ciudad. De hecho, se ha comprobado que es el lugar más fotografiado de la ciudad. No se sabe si es por el enorme cubo de cristal que es su estructura, porque es un sitio turístico ya de la ciudad, o simplemente porque hay muchos frikis de Apple en el mundo, que quieren tener la foto de la tienda más famosa.

Apple ha recibido numerosos premios de arquitectura para sus diseños del almacén, en particular, por esta tienda de la Quinta Avenida. Al entrar en la estructura hay una escalera de caracol, normalmente llena de gente que sube o baja, que te lleva a la tienda en sí. La localización es inmejorable, la Quita Avenida justo donde empieza Central Park, en frente de la famosa tienda de juguetes FAO. Es una solución perfecta para que la tienda tenga visibilidad. No hace falta escaparates, el cubo ya lo es en sí.

La tienda FAO SCHWARZ fue fundada por un inmigrante alemán, Frederik August Otto Schwarz, allá por el año 1862. Lo que comenzó siendo un local modesto con el tiempo se ha convertido en un punto de atracción turística de la ciudad. Fao Schwarz no se establece en el local que hoy ocupa hasta 1986 y desde entonces, por aquí pasan a diario cientos de personas, niños y no tan niños.

La juguetería trabaja a diario para conseguir una buena selección de productos que no deterioren ni un ápice el buen nombre que ha conseguido ganarse a lo largo de los años. Aquí encontramos todo lo relacionado con personajes actuales desde Harry Potter a Piratas del Caribe. También un buen espacio dedicado a juguetes para bebés, libros, música, juegos educativos, puzzles… y sobre todo peluches, cientos de peluches.

Además de todo esto, Fao Schwarz despega en originalidad con propuestas como la de que los niños puedan crear sus propios juguetes. Así, ‘Make my own moster’ representa una original manera de dar vida a la fantasía infantil. Con el kit de creación de mi propio monstruo, una vez dibujado y creada la historia alrededor de tan particular amigo, recibes el monstruo en casa esta vez no en un dibujo sino como un juguete real.

La tienda, ha aparecido en varias películas filmadas en la ciudad, aunque probablemente la escena más famosa, que se intenta reproducir una y otra vez por muchos de los que la visitan diariamente, sea la de Tom Hanks y Robert Loggia saltando en las teclas del gran piano de piso, en la película “Big” de la década de los ochenta.

Con esta pasadita a nuestros mas hermosos recuerdos de niños damos por terminada otra tremenda jornada en la gran manzana! Y como todas las noches agitadas de Nueva York los chicos terminaron agotados!!!

Comentarios 0

Sirvase dejar un comentario

El comentario será moderado antes de ser publicado

Formulario de contacto


 
www.000webhost.com