Arrancamos la tercera jornada neoyorquina con un cielo gris encapotado tirando a negro susto. En el desayuno del hogar el equipo se sentó a deliberar como seguíamos con la jornada siendo que el pronóstico que se veía en la TV era por demás desalentador.

Tras un rato de análisis la descisión fue unánime. Día de museo y el elegido fue el Museo de Historia Natural Americana. Asi que salimos al frío y lluvia sin prisa pero sin pausa para tomar la línea C hasta la parada 79 street. Allí mismo en la estación de subte hay una entrada al Museo que aprovechamos tras una cola moderada de gente. En un abrir y cerrar de ojos estábamos dentro.

El Museo Americano de Historia Natural (o museo de ciencias naturales, en inglés American Museum of Natural History) es uno de los mejores museos del mundo de su especie. Situado en Central Park West, muy cerca del edificio Dakota o Strawberry Fields en Central Park, contiene una impresionante colección de fósiles de dinosaurios y de dioramas representando los principales hábitats del mundo. En su colección dispone de más de 32 millones de especies catalogadas.

En la parte inferior del museo, entrando por la puerta del Subte, se sitúa la sala llamada Sala del Universo, un lugar que combina las muestras interactivas (calcula tu peso en cada planeta, por ejemplo) acerca de planetas, galaxias o del mismo universo con objetos de valor como una enorme ecoesfera que muestra como pudieron ser los primeros momentos de la vida en la tierra, con agua y microorganismos uniendose y formando organismos vivos mas complejos.

Uno de los emblemas de este hall es el Meteorito de Willamette . Este meteorito de grandes proporciones (el más grande hallado en los USA) se cree que es el núcleo de hierro de un planeta destruido por una gran colisión hace miles de millones de años. Ya como meteorito se estrelló contra la superficie terrestre hace miles de años, viajando a la nada despreciable velocidad de 40.000 kilómetros por hora. ¿Y donde fue a parar? Pues al Valle de Willamette, cerca de Oregón, donde fue reverenciado durante muchos años por tribus locales (los Clackamas) quienes lo denominaron Tomanowos, aquel que cura y da poder. Curiosamente, el meteorito se expone en el museo desde 1906 pero con la condición de informar también de la importancia cultural y religiosa que tiene el núcleo de hierro para tribus indias que casi desaparecieron a finales del siglo XIX, justo cuando el Museo Americano de Historia Natural abrió sus puertas.

El Museo de Historia Natural de Nueva York es famoso en el mundo entero. Por un lado, por su enorme colección de fósiles, que pueblan sus 45 salas. Y por otro, por sus detalladísimos y fascinantes dioramas, ilusionantes reproducciones de los ambientes naturales de los animales que, por lo general, incorporan un fondo curvo pintado detrás de figuras tridimensionales. Una colección de piezas únicas que fascinan a los visitantes desde hace más de 150 años.

Se trata de representaciones precisas de la ubicación geográfica de las especies, impresionantes ventanas al mundo de los animales, su comportamiento y sus hábitats. Estos dioramas se encuentran entre los más grandes tesoros del Museo Americano de Historia Natural y son reconocidos internacionalmente como magníficos ejemplos de la fusión del arte y de la ciencia. Y es complicado elegir los mejores. De hecho, algunas de estas maravillosas obras de artesanos llevan expuestas desde los años 20 y aún siguen asombrando como el primer día.

El Salón de la Biodiversidad presenta un vivo retrato de la belleza y la abundancia de la vida en la Tierra, poniendo de relieve tanto la diversidad biológica y los factores que la amenazan.El espectro de la vida es un viaje de la evolución a través de la increíble diversidad de vida en la Tierra. Los 1.500 ejemplares representan una amplia gama de bacterias, hongos, plantas y animales, desde los microorganismos más pequeños a los gigantes terrestres y acuáticos.

En el pasado, los eventos naturales causaron transformaciones a gran escala del medio ambiente y cinco extinciones masivas globales. Ahora, los ecosistemas están más sometidos a una pérdida masiva de biodiversidad. Esta vez, los cambios son causados principalmente por la actividad humana. El Milstein Hall de la vida marina pone de relieve el drama del mundo submarino y de su diversa y compleja red de la vida en un entorno totalmente de inmersion marina.

El Milstein Hall´s Ocean Life abrió por primera vez en la primer planta del Museo Americano de Historia Natural en 1933. El nivel superior de la sala se describe la biología de los peces y sus relaciones con sus aguas circundantes y otros animales. En su nivel más bajo, las maquetas muestran otras formas de vida, particularmente de mamíferos, que habitan los mares. En 2003, el Museo fue restaurado y renovada la sala con proyecciones de vídeo de alta definición, computadoras interactivas, prácticas en los modelos, 14 maquetas renovadas, y ocho nuevas pantallas de ecosistemas oceánicos.En el hall central se mantuvo el modelo de 94 pies de una ballena azul - ahora reesculpido y repintado para reflejar con mayor precisión el aspecto de ballenas azules en el mar.

Desde el Hall de la biodiveridad pasamos a otra sala el Hall of North American Forests, donde se explora la ecología y la diversidad de los bosques de América del Norte, pudiendo ver la estrella de esta sala, una rebanada de un árbol sequoia de 1400 años, lo que subraya el inmenso tamaño y la longevidad de esta especie, así como una pantalla que muestra cómo el medio ambiente destaca como la defoliación, tormentas de viento, y el fuego puede afectar el crecimiento del árbol.

Seguimos recorriendo este fantástico Museo y en el 1er piso, justo en la entrada de la calle 77, nos encontramos con la "Gran Galería". Este lugar es un lugar de encuentro para los visitantes, el ya famoso "Nos vemos en la canoa" se refiere a encontrarse en esta galería bajo uno de los iconos del Museo,la Gran Canoa, que cuelga suspendida del techo, proporcionando un punto focal dinámico de esta sala. La Gran Canoa, en cualquier caso, fue construida en 1878 por los nativos de la Costa Noroeste, construida y pintada por los mejores entre las tribus que vivían en la zona. La Gran Galería es también una puerta de entrada a distintos halls como el Hall of New York State Environment o el Hall of Northwest Coast Indians o el Hall of Human Origins.

Desde la Gran Galería avanzamos hacia el Salon de los Orígenes humanos Anne y Bernard Spitzer. Este salón cuenta con fósiles trabajados en la investigación del ADN para presentar la extraordinaria historia de la evolución humana. La sala abarca millones de años de historia humana, desde los primeros antepasados que vivieron hace más de seis millones de años hasta el Homo sapiens, que evolucionaron hace 200.000 a 150.000 años.

Esta innovadora exposición combina descubrimientos en el registro fósil con la última ciencia genómica para explorar los misterios más profundos de la humanidad: quiénes somos, de dónde venimos y lo que está en el almacén para el futuro de nuestra especie. La sala explora la biología humana y la anatomía, traza el camino de la evolución humana, y examina los orígenes de la creatividad humana.

Con cuatro cuadros de tamaño natural de Homo ergaster, Homo erectus, los neandertales y Cro-Magnon, el Salón de Spitzer de Orígenes Humanos muestra cada especie en su hábitat, lo que demuestra los comportamientos y capacidades que los científicos creen que tenía. También se muestran una serie de importantes elencos fósiles, incluyendo el 1,7 millones de años de edad, "Muchacho de Turkana" y el esqueleto completo de un neandertal, reconstruido por los antropólogos Gary Sawyer y Blaine Maley en el Museo de Historia Natural de Nueva York, en colaboración con el artista forense Víctor Deak. Compuesto de huesos de siete individuos diferentes, de varios sitios arqueológicos.

Nuestro próximo paso fue el Salón de Minerales Harry Frank Guggenheim presenta cientos de muestras de yacimientos minerales sorprendentes recogidas de todo el mundo, incluyendo un cristal gigante de topacio del Brasil, de un bloque de 4,5 toneladas de mineral de azurita, malaquita de Arizona, una labradorita de Terranova-Canadá , una estibnita del suroeste Chino y una losa de jade nefrita de Polonia.

Una secuencia de en un lado de la sala, se presenta el sistema de clasificación de minerales basadas en la composición química en clases, tales como elementos nativos minerales (compuestos de elementos individuales, no combinados, tales como cobre nativo), óxidos, silicatos, y otros, con ejemplos muestran . Otros casos están dedicados a los minerales estéticos, grandes ejemplares, geodas y microminerales.

En el centro de la sala, una sección representa la química, física, óptica, y otras propiedades de los minerales, y la otra presenta ocho ambientes, algunos profundos dentro de la Tierra y otros cerca de la superficie, en la que se forman minerales. El salón también cuenta con una muestra de California de oro, incluido el oro cristalizado, polvo de oro, y las hojas de oro de la cordillera de Sierra Nevada, así como la parafernalia de la minería y el ensayo de los siglos 19 y 20.

Ya terminado el 1er piso pusimos nuestras inquietudes en lo que mas queríamos ver, la sala de los dinosaurios. Para ello subimos al 4to nivel y comenzamos la recorrida. Antes de entrar a las salas ,desde el ala sureste del 4to piso del museo, nos regalamos unas vistas preciosa de Central Park,nuestra primera imagen de este parque único que visitaremos en breve en un dia mas soleado, además de algunas de la 77 st y de la entrada principal del museo desde arriba.

Y ahora si vamos en busca de los señores del museo

Y ahora si hacemos el ingreso al hall de los Mamíferos avanzados, Paul e Irma Milstein, que es una de las dos salas del ala Lila Acheson Wallace de mamíferos y sus parientes extintos. Despues pasamos a la otra sala llamada hall de los Mamíferos primitivos. En conjunto, estas dos salas, hablan de la gran diversificación y extinciones repentinas de este grupo de animales y como evolucionaron en sus herederos.las raíces de la línea de los mamíferos se remontan a casi 300 millones de años, pero los mamíferos que se presentan en este salón, incluyendo tanto especies primitivas y avanzadas, surgieron después de la extinción de los dinosaurios no aviares.

Como ejemplos podemos ver un Gliptodon (Panochthus frenzelianus) que se extinguió hace apenas 10.000 años, en la edad del hielo. El ejemplar que se expone en el Museo es fantástico y transmite la fuerza que debían tener los gliptodontes (éste podía llegar a medir hasta 3 metros).Una de las cosas que más llaman la atención de este género es que la armadura no sólo cubre el cuerpo sino también parte de la cabeza estando además la cola cubierta de espinas para una mejor defensa. Adelante del mismo se ve una comprativa con sus descendientes modernos.

Dentro de los mamíferos avanzados está el gran esqueleto de pie del Mamut. Se encontró en Indiana donde se supone que vivió hace unos 11.000 años. Los mamuts eran más grandes que sus parientes los mamuts lanudos, pero carecían de su pelo grueso.

Numerosos restos del Smilodon, o gato dientes de sable, se han encontrado en La Brea Tar Pits en Los Angeles. Los científicos no están seguros de por qué este sitio atrajo a tantos gatos dientes de sable, pero algunos sugieren que estos gatos pueden haber sido mas carroñeros que cazadores. El Smilodon tenía enormes colmillos, o "sables", que sobresalían centímetros por debajo de la línea de la barbilla cuando se cerraba las fauces. Con el fin de apuñalar a su presa, el tigre dientes de sable tenía que abrir su mandíbula inferior a un gape de 95 grados con el fin de clavar las puntas de los sables.

Perezosos terrestres gigantes como el Lestodon vivieron en América del Sur y se extinguieron hace unos 30.000 años. Hay pruebas de que los perezosos terrestres y los primeros humanos utilizan las mismas cuevas, pero no necesariamente al mismo tiempo. Rl Lestodon se considera un "mamífero blindado", como lo demuestra las placas óseas que se encuentran en su piel.

Otra pieza destacada es el dimetrodon, que era uno de los primeros parientes de los mamíferos. La gran "vela" en la espalda puede haber sido utilizada para la regulación de la temperatura, para atraer a su pareja, o para asustar a otros animales. El dimetrodon es miembro de un grupo llamado synapsids. Detrás de la cuenca del ojo en el cráneo está la apertura sinápsida. Su función es incierta, pero podría haber sido un paso para los músculos de la mandíbula que ayudaron al Dimetrodon y otros synapsids a masticar.

Pesando unos 1.500 kilos , el alce irlandés fue uno de los más grandes ciervos conocidos. Originalmente descubierto en los pantanos de Irlanda, el alce irlandés, o Megaloceros giganteus, vivió en el continente europeo. Las enormes astas del alce irlandés, algunas de las cuales alcanzaron una extensión de 13 pies, se utilizaron en combate ritual entre hombres. Adaptado a vivir en un terreno de césped, este alce se extinguió hace unos 10.000 años, posiblemente debido a la pérdida de hábitat.

Y ahora si el plato fuerte, el ala David Koch dedicado a los dinosaurios. David Koch esun empresario y co-propietario, junto con su hermano Charles G. Koch, de la empresa hoy conocida como Koch Industries, un conglomerado de empresas estadounidenses con numerosas filiales dedicadas a la fabricación, comercio e inversiones, que se estima que dan como ingresos anuales unos 100 mil millones de dólares. Él y su hermano Charles compraron la parte de sus otros dos hermanos. Es según Forbes la segunda empresa privada más grande del país después de Cargill. Según la revista Forbes (2013) es la séptima persona más rica del mundo con una riqueza de $44 mil millones de dólares. Ha dado 20 millones de dólares al Museo Americano de Historia Natural, cuya ala de dinosaurios también lleva su nombre.

Una de las dos salas en el David H. Koch Dinosaur Wing, es el Salón de los dinosaurios ornitisquios cuenta con fósiles de uno de los dos grandes grupos de dinosaurios.Los dinosaurios ornitisquios se distinguían por su “cadera de ave”, con el pubis apuntando hacia atrás; por la presencia de un hueso, el “predentario”, en el extremo de la mandíbula inferior; y por presentar dientes con la corona en forma de hoja.

Todos eran herbívoros; el hueso predentario parece haber servido para recolectar la vegetación, como lo hacen los camellos y caballos. También conectaba las dos mitades de la mandíbula inferior, permitiendo la transmisión y amortiguación de la fuerza durante la masticación del animal. En los dinosaurios con pico de pato y ceratópsidos, las mandíbulas sostenían docenas de dientes dispuestos de forma apretada para formar un único conjunto biselado como superficie de masticación. Como en todos los demás vertebrados, excepto en los mamíferos, los dientes eran reemplazados a lo largo de la vida del animal; las raíces antiguas se reabsorbían y se desarrollaban coronas nuevas. En sus inicios eran bípedos y ágiles, de aproximadamente 1 m de longitud, pero luego fueron apareciendo gran variedad de formas.

Dentro de estos dinosaurios podemos ver en el museo un ejemplar de Anatotitan copei, un dinosaurio con pico de pato. Como otros dinosaurios similares, muy probablemente se trataba de herbívoros que vivían en grupo. En un inicio se pensaba que este tipo de dinosaurios, denominados genéricamente como Hadrosaurios, vivian en medios acuáticos. Sin embargo, las garras con las que contaban, los numerosos dientes de sus mandíbulas y el análisis de los restos estomacales fosilizados cada vez más dirigen la vista hacia unos dinosaurios eminentemente terrestres.

Nada más entrar nos espera un fenomenal esqueleto de Triceratops (que tiene, por cierto, una herida en su cráneo probablemente provocada por otro Triceratops) y varios cráneos de especies similares, como Centrosaurus apertus. En todos los casos se trata de animales con crestas y cuernos, uno, dos o incluso tres. En algunos casos carecen de ellos. La mayor parte de ellos proceden de la misma Norteamérica, donde quedaron fosilizados desde el Cretácico.

En un tiempo, algunos científicos pensaban que el Stegosaurus tenía un segundo cerebro porque el que está en su cabeza parecía tan pequeño. El Stegosaurus tenía, sin embargo, que vivir con un pequeño cerebro. Las placas del cuerpo del Stegosaurus tienen ranuras para los vasos sanguíneos, lo que indica que fueron cubiertos con piel cuando el animal estaba vivo. Estas placas fueron probablemente utilizados para ocultarse o como reconocimiento de la especie, al igual que los cuernos de muchos animales modernos, como los ciervos y antílopes

La otra sala que completa el ala de los dinosaurios de David Koch es el Salón de los dinosaurios saurisquios. Los dinosaurios saurisquios se caracterizaban por tener una pelvis rudimentaria, similar a la de los antiguos reptiles, con el pubis apuntando hacia delante. Tenían el cuello largo y flexible, y garras de gran tamaño en los primeros dedos de las manos y los pies.Los dedos cuarto y quinto de la mano se habían reducido o estaban ausentes (como en las aves, que sólo conservan los tres primeros dedos). Los saurisquios se clasifican en tres subórdenes principales: los terópodos, los prosaurópodos y los saurópodos. Estos dos últimos grupos a veces se incluyen en un grupo llamado sauropodomorfos.

En un pasillo que conduce a esta sala, se ven secuencias de vídeo y fotografías de archivo desde la primera expedición en busca de fósiles en el año 1891 hasta la actualidad patrocinados por el Museo. Tambien se exhiben una pelvis de un Diplodocus encontrado en 1897, la primera muestra de dinosaurios fósiles recogidos por los investigadores del Museo; maquetas de un laboratorio de preparación y un yacimiento de fósiles en Mongolia del desierto de Gobi, y restos fósiles de una hembra oviraptorid anidando, que se encontró en Mongolia en 1994, lo que confirma que algunos dinosaurios incubaban los huevos como las aves modernas.

Un gran ejemplar de esta sala es el allosaurus que se muestra alimentándose de un cadáver con huesos marcados por surcos, posiblemente, de los dientes o garras de un depredador hace 140 millones de años de edad. Fue uno de los dinosaurios más feroces que asolaron las llanuras millones de años. Era un terópodo, no tan grande como el mayor carnívoro, el Tyrannosaurus rex, pero sí igualmente temible. Era más grande que un elefante y más pesado que un rinoceronte. Estaba provisto de unas mandíbulas enormes, poblados de afilados dientes como sierras. Su gran dentadura estaba formada por varias hileras, en total unos 70 dientes, con el filo quebrado en forma de sierra, afilados como cuchillos de trinchar carne y curvados hacia el interior. Usaba los dientes para desgarrar la carne de sus presas, lo que los hacía ideales para morder la carne de sus presas e impedirles escapar. Si perdía algún diente, volvía a crecerle. Mientras trituraba a su víctima con sus poderosas mandíbulas, desgarraba la carne con los dientes.

Tambien tenemos el famoso Apatosaurus. El Apatosaurus del Museo, fue recogido a finales de 1890, y fue el primer dinosaurio saurópodo montado nunca. Los preparadores del museo trabajaron sobre la muestra durante años antes de que saliera a la vista en 1905. Ha sido un punto focal de la colección desde entonces. Este dinosaurio de la familia de los diplodócidos podía alcanzar los 21 metros de largo, las 20 toneladas de peso y era de los saurópodos más corpulentos. Vivió hace 150 millones de años, a finales del período Jurásico, en Norteamérica.

El Tyrannosaurus rex es uno de los dinosaurios más conocidos y el animal carnívoro terrestre más grande y feroz de todos los tiempos. Podía desgarrar a sus presas de un sólo bocado. Medía 15 metros de largo y 6 de alto. Este gran dinosaurio pertenecía a un grupo llamado terópodos. El fósil fue montado originalmente para que el dinosaurio se viera erguido en pie. Los científicos del Museo determinaron más tarde que era más preciso mostrar al Tyrannosaurus rex montado en una posición de acecho, con la cabeza baja, la cola extendida, y un pie ligeramente levantado, como se lo ve hoy en día. Este dinosaurio es la pieza mas famosa del museo gracias a la película de Ben Stiller "Una noche en el Museo" donde lo llamaba Rexy.

Para terminar le dimos un vistazo a la Sala de los Orígenes Vertebrados que traza la evolución de los vertebrados, o animales con columna vertebral, desde más de 500 millones de años. El Salón de los orígenes de vertebrados muestra unos 250 especímenes fósiles de los primeros vertebrados, animales que carecían de una red troncal totalmente desarrollada, pero tenían una cabeza diferenciada al cuerpo con una caja craneana, peces, el grupo de vertebrados más diverso de hoy, anfibios y sus parientes extintos , el primer vertebrado que caminó sobre la tierra, cocodrilos, tortugas, lagartos, serpientes, y sus familiares, los primeros animales que vivíeron sus vidas por completo en la tierra, reptiles marinos gigantes, como los plesiosaurios, mosasaurios y los ictiosaurios, y reptiles voladores conocidos como pterosaurios, los primeros vertebrados voladores.

Esta sala también cuenta con varias exposiciones que permiten a los visitantes tocar los restos fosilizados de animales extinguidos hace mucho tiempo. Estos "fósiles tocables" incluyen un pez de 100 millones de años de antigüedad, el diente de uno de los más grandes tiburones que jamás haya vivido, y una vértebra de un animal marino conocido como un plesiosaurio..

Nos fuimos a comer

Salimos del Museo y de paso nos sacamos unas pics en la puerta principal de la calle Central Park West, de paso aprovecho para hacer un poquito de historia de este museo. El Museo Americano de Historia Natural se fundó en 1869. Theodore Roosevelt, Sr., el padre del presidente de EE.UU. 26, Theodore Roosevelt, fue uno de los fundadores. Primer hogar del museo era el antiguo edificio del Arsenal en el Parque Central. En 1874, la tierra estaba lista para el actual edificio, que ocupa la mayor parte de Square Manhattan.

El rango neogótico inicial (1874-1877),fue realizado por Calvert Vaux y Jacob Wrey Mould, que estaban colaborando con Frederick Law Olmsted en las estructuras de Central Park, pero pronto fueron eclipsados por la parte sur del museo, realizado por J. Cleaveland Cady,en un ejercicio vigoroso en piedra rojiza almohadillada neo-románico, influenciado por HH Richardson.

La entrada triunfal romana en Central Park West, completada por John Russell Pope en 1936, muestra un monumento a Teddy Roosevelt. Desde acá la entrada nos lleva a una gran basílica romana, donde el esqueleto de un Barosaurus crianza defender a sus crías de un Allosaurus. La estatua ecuestre de Theodore Roosevelt, de pie en el John Russell Pope Central Park West en la escalera de subida al Museo Americano de Historia Natural (AMNH) fue inaugurada el 27 de octubre de 1940 .De 10 pies de altura la estatua de bronce fue realizada por el escultor James Earle Fraser y está asentada en una base de granito de 8 pies de alto realizada por el arquitecto John Russell Pope.

Para terminar el día y con la lluvia cayendo a full por las calles de Manhattan nos fuimos a comer la mejor hamburguesa de Nueva York, según los expertos locales.Shake Shack es una cadena de hamburgueserías atípica porque es muy pequeña, ya que el primer restaurante se abrió en 2004 en Nueva York, en Madison Square Park. Ahora hay varios restaurantes más en Nueva York, pero siguen siendo muy, muy poquitos (7 contando con el original).

Fuera de Nueva York, han abierto uno hace nada en Washington D.C., donde hay previsto abrir un segundo, tienen uno que acaba de cumplir un año en South Beach (Miami Beach), y planean expandirse por Miami. Hay uno en Saratoga Springs (Nueva York) y otro en Westport (Connecticut). Sin duda lo más curioso de esta cadena es que, pese a lo pequeña que es, cuenta con un restaurante en Dubai y otro en Kuwait.

Shake Shack utiliza, como In-N-Out y Five Guys, carne picada a diario y siempre fresca, nunca congelada. En los restaurantes de Nueva York, además, se la prepara Pat LaFrieda, uno de los proveedores de carne más reputados de Estados Unidos por su calidad, y utilizan una mezcla propietaria de piezas de vacuno de las que no sueltan prenda, pero que es tierna, jugosa y con gran sabor, todo en uno. Utilizan carne de raza Angus totalmente natural, sin hormonas ni antibióticos, con la que forman cachos de carne de unos 120 gramos (un cuarto de libra), que se cocina a la parrilla. Las papas fritas son del tipo Yukon Gold, y según dicen, no tienen grasas no saturadas, y las sirven normales o con una salsa de quesos a base de cheddar y de queso americano que también probamos y estaba espectacular.

Nos fuimos a tomar el subte nuevamente en la estación 79 st y nos encontramos con unos murales alegóricos preciosos.Cuando la estación fue renovada en la década de los 90, en coordinación con la construcción del nuevo planetario, el Centro Rose para la Tierra y el Espacio, un programa de mosaicos de azulejos se llevó a cabo, cubriendo las escaleras y plataformas,extendiendose en incrustaciones en el piso. Las escaleras provocan descensos en los estratos geológicos de la Tierra (en la calle 81), o en el océano (79th Street) y muchos animales son evocados en viñetas en los mosaicos que marcan los tramos de pared de azulejos. Moldes fósiles parecen emerger de las baldosas como si la propia plataforma del metro fuera una excavación, que de hecho lo es.

Con esto dimos por terminado este día lluvioso que aprovechamos a full para vsitar un Museo fantástico que amerita otra visita en nuestro próximo viaje, nos quedaron un par de plantas por ver, todo no se puede.

Comentarios 0

Sirvase dejar un comentario

El comentario será moderado antes de ser publicado

Formulario de contacto


 
www.000webhost.com