Ya pisar suelo Tokyota fue toda una experiencia en si misma. Los trámites fueron rapidisimos y en un santiamén bajamos la escalera mecánica que nos depositó en el hall del aeropuerto. Sin mas bajamos otra nivel para encontrarnos con la boleteria de los dos trenes que entran y salen de esta estación, el estatal JR y el privado Skyliner El plan era usar el JR Pass de 7 días cuando comenzáramos los traslados a Kyoto, Nara y Osaka, asi que solamente lo habilitamos y sacamos pasajes para Kyoto dentro de 3 días. Para ir de Nara a Tokyo usamos el Skyliner que nos dejaba en Ueno y es mas barato el boleto.

Subir a estas maravillas de trenes es realmente algo que uno, que vive en el tercer mundo, no debe privarse de hacer si se tiene la suerte de estar en este país. Puntualidad extrema en un tren limpio como hospital y con la seguridad como premisa. Inclusive ya en el mismo tren tuvimos nuestra primer dosis de japonesismo, en cada vagón hay a cada lado de la entrada un portavalijas enorme donde pudimos poner mochilas y valijas para despues sentarnos en nuestros asientos numerados, 45 min. despues al llegar, y con miles de pasajeros bajando y subiendo en estaciones anteriores, nuestras valijas seguian ahi esperandonos.

 

Nuestro primer destino era el distrito de Ueno en Tokyo. Ya arribados a la estación nos encontramos con la dificultad de empezar a encontrarnos con este mundo tan distinto. A pesar de tener un planita hiperdetallado de como llegar a nuestro Hotel, al cabo de un par de pasos entre los pasillos de esta enorme estación, nos perdimos. Preguntamos a un par de policias y ahi nos dimos cuenta de otro pequeño gran problema, el ingles de los japoneses bien gracias.

Por suerte esta falta de comunicación idiomática la suplen con una amabilidad extrema para con el extranjero. Como no lograban explicarse uno de los policias optó por acompañarnos a travez de casi toda la estación hasta llegar a la tan ansiada salida que estábamos buscando. Cabe aclarar que en esta estación se cruzanel tren privado Skyliner (en cual vinimos) con el subte y con la línea JR local llamada Yamanote y que es la troncal del servicio ferroviario de Tokyo, por ende hay muchisimas salidas tanto de unoy otro servicio. La amabilidad extrema del policeman siguio tratando de darnos el paraguas que tenía ya que Tokyo nos recibió a pura agua. Por suerte de la salida indicada el hotel estaba a 20 pasos y llegamos casi de inmediato.

 

El Touganeya es un hotel típico de negocios de 3 estrellas. La ubicación es inmejorable, el lugar es superlimpio y la atención es excelente, con el personal que habla un ingles aceptable. Las habitaciones estan equipadas con todo lo necesaro, la única contra es que como en casi todo Japon, son pequeñas. Hay que habituarse a este tamaño de cuartos y acomodarse a ellos. Por lo demás es un diez y lo bueno, es barato

.Ya acomodados decidimos buscar algo para cenar. En Japón hay dos cosas que hay a raudales, una las máquinas expendedoras de bebidas,juos,cafés,tes y afines,que hay en cada esquina de a varias y son bien baratas, y lo otro que hay son tiendas de conveniencia, que son minimercados con todo lo necesario, desde shampoo a comida caliente o fria.

Fuimos al Lawson de la vuelta del hotel y compramos algunos sandwiches y algo de sushi para Chesca y despues de tomar unas cocas en las máquinas volvimos al hotel a cenar y a descansar. Ya fue mucho Tokyo por un par de horas de haber arribado.

Comentarios 0

Sirvase dejar un comentario

El comentario será moderado antes de ser publicado

Formulario de contacto


 
000webhost logo