Nos levantamos temprano en San Pablo para preparar todos los bártulos que a esta altura y con dos días mas desde que salimos de Buenos Aires ya habían crecido. Benito es un comprador incansable de juguetes esté don de esté. Nos despedimos primero de ese precioso departamento que alquilamos en el Jardim Paulista y despues de esta preciosa ciudad que siempre está en nuestros recuerdos.

Tuvimos una larga espera en el aeropuerto donde hicimos shoppings y seguimos incrementando el equipaje.Ya a la hora señalada comenzamos el abordaje de la nave que nos cruzaría el Atlántico. El IB6824 es un Airbus A330- 300 ideal para estos viajes transoceánicos. En límeas generales es cómodo, un poco reducido de espacio entre asientos, pero tolerable. El servicio que tuvimos arriba estuvo bien, con lo habitual en estos vuelos largos, tanto en comidas como en atención de las azafatas. Como era de esperarse Benito tardó 5 minutos en dormirse, aunque despues se despertó y tuvimos que empezar a acomodarnos al nuevo huso horario que se vendría.

Despues de un vuelo bastante movido por la turbulencia llegamos a la Madre Patria aterrizando en el Aerouerto de Barajas. El Aeropuerto de Madrid-Barajas, oficialmente llamado Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas es el primer aeropuerto español en tráfico de personas, carga aérea y operaciones comerciales. Se encuentra ubicado en el distrito de Barajas, a 12 kilómetros del noreste de la ciudad de Madrid. Ocupa el puesto número 5 de los aeropuertos de Europa y número 29 de los aeropuertos del mundo. Al año transitan más de 29 millones y medio de personas a través de sus instalaciones. El aeropuerto de Madrid está administrado por el grupo Aena y cuenta con 4 terminales.

Una de las primeras cosas que te recibe en la T4 de Barajas es este mural de Guayasamín. En 1982, con motivo de una remodelación de Barajas, que coincidió con el Mundial de Fútbol, se instaló este mural como homenaje a las relaciones entre Ecuador y Latinoamérica con España. Se trata de un mural elaborado en acrílicos y polvo de mármol dividido en dos paneles: uno de ellos dedicado a España y el otro a Latinoamérica y que fue encargado por el expresidente del Gobierno Felipe González al artista ecuatoriano. El mundo precolombino es el principal motivo del panel del mural centrado en América y en él aparece un indio tocando el rondador (flauta de tubos), además de "el misterio de las máscaras". La parte dedicada a España refleja la danza mediterránea con el símbolo de dos manos, la del conquistador y la del indígena, además de la representación de un guitarrista.

Richard Rogers proyectó la nueva terminal cuatro (T4) que es la terminal internacional a la que arribamos. La estructura aérea es una de las más bellas del mundo y ha sido reconocida, especialmente, por su composición. La terminal está diseñada para dejar entrar luz natural e iluminar el interior. Además, las columnas que dan al exterior han sido pintadas, de tal manera, que se asemejan a un arcoiris. El techo de la T4 está fabricado con bambú en su totalidad, lo que permite que tenga forma de olas, además alberga lucernarios elípticos que, junto con los difusores de aire, se asemejan a la cabeza de un dinosaurio. Solamente la T4 ocupa un área de 750.000 m2. Debido a la distancia entre las terminales, se tuvo que construir un tren automático -sin conductor- que transporte a los pasajeros de una terminal a otra, a través del aeropuerto.

Tras un viaje corto en tren de cercanías, que sale de dentro mismo de la terminal, llegamos a la estación Puerta de Atocha en Madrid donde esperaríamos un rato a que salga el AVE rumbo a Barcelona. La Estación de Atocha es la estación de tren más importante de Madrid. Fue inaugurada en 1851 bajo el nombre de Estación del Mediodía siendo la primera estación de tren de la capital. En 2014 pasaron por Atocha más de 15 millones de pasajeros. La estación ha sido remodelada y ampliada en varias ocasiones; las más importantes en 1888, cuando fue víctima de un grave incendio, y entre 1985 y 1992, momento en que fue necesario cuadruplicar su capacidad. Con la ampliación de la estación, Atocha quedó dividida en tres: Madrid-Puerta de Atocha, Madrid-Atocha Cercanías y Atocha Renfe (estación de metro). La estación de cercanías y la de metro forman parte de un gran sistema intercambiador que conecta con otros medios de transporte público. Como llegamos temprano aprovechamos para ir a desayunar al Bar La Pausa en el Vestíbulo superior de la estación. Un rico café con leche con torta y sandwiches de jamón crudo y queso renovaron las energias para hacer la parada de transbordo con mas alegría.

Ya con la panza llena decidimos dar una vueltita por la zona hasta que sea la hora de partida de nuestro tren a Barcelona. Lo primero que vemos arriba son dos cabezas gigantes de bebé, as esculturas "dia y noche" de Antonio López. En la instalación original, en 2008, la obra estaba en el vestíbulo interior, pero con las nuevas reformas han salido al exterior a un espacio mas visual. En "Día y Noche" Antonio López retrata la cabeza de una de sus nietas de unos meses. En "Día" la niña dirige a los espectadores una mirada atenta y despierta, mientras que en "Noche", con los ojos cerrados duerme plácidamente. La temática de las obras resulta muy simbólica y expresiva. Ambas esculturas están trabajadas en unidad, como López explica: "juntas, del mismo tamaño de la misma niña, y de la misma edad, me sugerían el paso del tiempo, el Día y la Noche". En un principio, se pensaba en una pieza grande, aunque las medidas de origen eran más pequeñas que las actuales. Se ideó hacerlas en dos metros, un tamaño que pretendía acercar a la escala humana la obra; pero finalmente tras un proceso lento de elección del tamaño, López decidió una proporción monumental de tres metros, que supera la escala del viajero que contemple las piezas.

Alrededor de la estación Atocha comenzamos a conocer a sus vecinos. El primero que vemos es el hermoso Ministerio de Agricultura. El edificio del Ministerio de Agricultura de Madrid es una de las obras emblemáticas de la arquitectura del siglo XIX en esta ciudad. Ejemplo de la arquitectura ecléctica, aquella que se forma de la elección y combinación de elementos procedentes de varios estilos diferentes, su diseño se debe al célebre arquitecto burgalés Ricardo Velázquez Bosco, autor de otros varios edificios de gran interés levantados en Madrid por esa época, en la segunda mitad del Novecientos. Levantado en las proximidades de la glorieta de Atocha, el edificio cuenta en planta con un trazado tradicional que se organiza sobre dos grandes patios, y una composición característica de González Bosco que incluye el ladrillo, la decoración en piedra, los paños de cerámica y las cubiertas de pizarra gris. Para la fachada principal crea una solución sobreelevada que incluye en su centro un alto zócalo de acceso cuya entrada está flanqueada por dos cariátides que simbolizan el comercio y la industria. Sobre él se levanta un majestuoso pórtico exento compuesto por un frente de columnas pareadas de fuste estriado que se corona con un ático de muy bella factura que aparece decorado con un gran escudo central y rematado por grandes esculturas de Agustín Querol, que en su origen fueron de piedra y actualmente están sustituidas por otras iguales en bronce debido a la contaminación atmosférica del exterior.Levantado en las proximidades de la glorieta de Atocha, el edificio cuenta en planta con un trazado tradicional que se organiza sobre dos grandes patios, y una composición característica de González Bosco que incluye el ladrillo, la decoración en piedra, los paños de cerámica y las cubiertas de pizarra gris. Para lafachada principal crea una solución sobreelevada que incluye en su centro un alto zócalo de acceso cuya entrada está flanqueada por dos cariátides que simbolizan el comercio y la industria. Sobre él se levanta un majestuoso pórtico exento compuesto por un frente de columnas pareadas de fuste estriado que se corona con un ático de muy bella factura que aparece decorado con un gran escudo central y rematado por grandes esculturas de Agustín Querol, que en su origen fueron de piedra y actualmente están sustituidas por otras iguales en bronce debido a la contaminación atmosférica del exterior.

Querol diseñó una obra basada en elementos de la mitología clásica para reflejar una visión global del Progreso (la idea alegórica fundamental), tanto en su vertiente material como intelectual y espiritual. El conjunto se divide en tres partes que son a su vez grupos de tres figuras simbólicas cada uno, cuya unión crea un significado particular. Tomando como referencia las posiciones de dichos grupos en el Ministerio, el ubicado a la izquierda de La Gloria simboliza el progreso material. Una figura femenina (la Agricultura) porta un arado en la mano derecha mientras toma con la otra las riendas del Pegaso (símbolo de la velocidad), que figura apoyado sobre sus patas traseras y en ademán de emprender el vuelo. En él está montada una figura masculina (la Industria) que extiende su brazo izquierdo exhibiendo un caduceo (atributo propio de Mercurio, dios romano asociado al comercio). Bajo el caballo alado, se aprecian una gavilla de trigo y dos ruedas dentadas, en clara alusión a la agricultura y a la industria respectivamente. Cabe añadir además, en relación con el comercio, que la figura de Pegaso aparece en las monedas acuñadas por algunas antiguas ciudades griegas, especialmente Corinto y las colonias helénicas (como Ampurias) de la Península Ibérica. La Gloria, presidiendo la glorieta de Cádiz. En el otro extremo, y siguiendo una estructura análoga a la anterior, se encuentra la alegoría del progreso intelectual y literario. También es aquí una figura femenina (en este caso la Literatura) la que está de pie junto a Pegaso (que también es símbolo de la Poesía) por el lado exterior. En su mano izquierda sostiene una lira, objeto representativo de la Poesía. Sobre el caballo, que se presenta en una postura muy similar al caso anterior, una figura masculina (la Sabiduría) alza su brazo derecho empuñando una rama de laurel, árbol sagrado de Apolo, dios clásico del saber. El tercer grupo, ya citado, es La Gloria, que se sitúa entre los dos Pegasos en el caso del Ministerio. Las tres figuras alegóricas que lo integran son femeninas. La central, que da nombre a toda la escultura, adopta la forma arquetípica de la victoria alada, pues otorga símbolos de triunfo a las dos alegorías que la flanquean: la Ciencia (izquierda) y el Arte (derecha). Dichos símbolos son una rama de palma y una corona de laurel, que se entregaban a los vencedores de los Juegos Píticos de Delfos, celebrados en la Antigua Grecia en honor a Apolo. La Ciencia porta en su mano derecha una antorcha (emblema de la luz del Conocimiento) y está apoyada en un globo terráqueo. El Arte lleva una paleta de pintor en la mano izquierda (alusión a la Pintura) al tiempo que apoya el codo derecho sobre un capitel corintio (representación de la Arquitectura) y muestra en la mano derecha una estatuilla (Escultura).

Frente a la estación está la Plaza del Emperador Carlos V. La plaza del Emperador Carlos V es una glorieta de Madrid, donde confluyen el paseo del Prado, la calle de Atocha, la calle de Santa Isabel (peatonal en ese tramo), la ronda de Atocha, el paseo de Santa María de la Cabeza, el paseo de las Delicias, la calle de Méndez Álvaro, el paseo de María Cristina y la avenida Ciudad de Barcelona. Hasta 1941 tuvo el nombre de plaza de Atocha o glorieta de Atocha, nombres por los que sigue siendo conocida. Dio nombre a la estación del Mediodía o de Atocha, la principal estación ferroviaria de Madrid. En el centro de la glorieta se encuentra una réplica de la fuente de la Alcachofa. La fuente de la Alcachofa se hizo muy popular entre los viajeros que llegaban a Madrid en tren por ser uno de los primeros monumentos en ver al salir de la estación. Realizada en granito y piedra blanca, su construcción formó parte del proyecto de Ventura Rodríguez para embellecer el Salón del Prado durante el reinado de Carlos III. El monumento guarda algunos de los motivos más característicos del Barroco: dioses marinos, elementos vegetales y el agua, como elemento imprescindible para la vida. Corona el conjunto una alcachofa, planta herbácea muy apreciada por sus propiedades medicinales y como alimento. Sobre el pilón circular, un Tritón y una Nereida sostienen en su frente el escudo de armas de Madrid. Debido a que entorpecía el tráfico, se ordenó en 1880 su traslado a la plaza de Honduras del Retiro, anexa a la Fuente de los Galápagos o de Isabel II y junto al Estanque. Durante muchos años l glorieta pasó desapercibida siendo cubierta por pasos elevados y soterrados. En 1987, y dentro de los trabajos de reforma la glorieta de Carlos V, se tomó la decisión de volver a decorar el centro de la plaza con una reproducción de la Fuente de la Alcachofa en bronce, que es la que actualmente decora la glorieta.

En frente de Atocha, al otro lado de la glorieta de Carlos V aparece el Museo Reina Sofía. El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía es uno de los museos más importantes de Madrid y ofrece al visitante una extensa colección de obras de arte contemporáneo español. Fundado en 1992, el Reina Sofía continúa las épocas que no cubre el Museo del Prado, comenzando a exhibir obras desde 1881, año de nacimiento de Pablo Picasso. Como será parte de nuestro recorrido cuando volvamos a Madrid dejo para ese momento profundizar con este espacio tan maravilloso.

Ya pegando la vuelta la calle Plaza Emperador Carlos V nos encontramos con la fachada original de la vieja estación de Atocha. La estación tenía un tamaño insuficiente para acoger la llegada de la alta velocidad a España, por lo que con la construcción del Nuevo Acceso Ferroviario a Andalucía, que devino en la línea de alta velocidad Madrid-Sevilla, se planificó una gran remodelación de la estación bajo la dirección del arquitecto Rafael Moneo. La operación, desarrollada entre 1985 y 1992, consistió en la construcción de 2 nuevas estaciones de gran capacidad completamente nuevas, la estación de Puerta de Atocha que acogería la nueva línea de alta velocidad y situada tras la estación original, y la estación de Atocha Cercanías, que acogería las líneas que continúan hacia el túnel de la Castellana. La construcción incluyó un intercambiador que aúna las estaciones de Atocha Cercanías y la del Metro de Madrid Atocha Renfe.

En uno de los extremos la nave va cerrada con una cortina «cuyo esqueleto lo forman hierros moldurados de sencillo y elegante dibujo, cubriendo los espacios libres con cristalería deslustrada». Esta es la fachada que mira a Madrid. En lo alto aparece rematada por dos feroces grifos y en el centro una bola del mundo con el correspondiente pararrayos. Esta vieja estación (hoy convertida a jardín tropical) es un claro ejemplo de la singular arquitectura del hierro de finales del siglo XIX, caracterizada por sus amplias estructuras de hierro y cristal. Es una gran nave en acero que cubría vías y andenes cerrada por un extremo, y dos edificios, paralelos a la citada nave, con los servicios de salida y llegada. El estilo arquitectónico del interior del vestíbulo es ecléctico, algo muy habitual en la época. Siendo coronada la nave interior con el Reloj central.

En su interior se construyó el vestíbulo que da acceso a las otras estaciones. Incluyó un jardín tropical en el lugar donde originalmente estuvieron vías y andenes. Un invernadero gigante en el que se plantaron 7.200 plantas de 260 especies, con estanques en su frontal. El invernadero alberga plantas de la zona tropical y subtropical, para lo cual, la temperatura se mantiene entre los 22 y 24 grados y la humedad entre el 60 y el 70 por ciento. La iluminación es casi natural ya que dispone de la cristalera abierta en la parte superior del cerramiento del antiguo apeadero y, además recibe una luz artificial que intenta simular la radiación solar (por medio de unas luces blancas y amarillas). Una de las características de las plantas que se exhiben en este espacio tropical es que una gran parte de las plantas expuestas han sido utilizadas por el hombre a lo largo de su historia para obtener un provecho.

Entre las especies de mayor porte destacan Phoenix spp., Washingtonias spp., Syagrus romanzoffiana, Strelitzia nicolai, Arecas, Kentias, Butia capitata, Ficus spp., y Scheffleras, aunque probablemente la especie más llamativa Ravenala madagascariensis, palmera de Madagascar o Palma del viajero. En el final del jardín tropical aparece el estanque, actualmente, ocupado por variedades de tortugas. En sus inicios el estanque no tenía fauna, pero a la gente se le ha ocurrido abandonar a sus tortugas en el lugar y se ha transformado en un santuario. Sin quererlo, las tortugas se han convertido en un icono de la estación. Centenares de personas las contemplan cada semana

Y ahora si llegó el momento de darnos otro gustito habitual en nuestros viajes...el tren de alta velocidad. AVE son las siglas Alta Velocidad Española, y es el nombre comercial con el que se conocía a todos los trenes de alta velocidad de la empresa Renfe, la operadora local de trenes españoles. Actualmente, además de los AVE, existen otras líneas de alta velocidad como Euromed, Alvia y Altaria. Los trenes AVE son de varios modelos, los más usados son el S100 (TGVs modificados para circular en el sistema ferroviario español), S102 (los icónicos Talgo con locomotoras con aspecto de pico de “pato”) y S103 (fabricados por Siemens, la empresa alemana que fabrica los ICE, por lo que son similares en base), y alcanzan velocidades de más de 300 kph. De acuerdo a los distintos modelos, los trenes en sí son un poco distintos, pero el servicio y la disposición de vagones no es muy diferente

Los trenes AVE cubren múltiples rutas recorriendo toda España, y cruzando fronteras hacia Francia. Algunas de estas rutas son: Figueres a Barcelona y Madrid, Madrid a Córdoba y Sevilla, Madrid a Málaga, Barcelona a Málaga y Sevilla, Madrid y Barcelona a Marsella, Barcelona a Lyon, Barcelona a Toulouse, entre otras. Los trenes AVE tienen dos clases: Turista (2da clase) y Preferente (1ra clase). Además, ofrecen un tipo de servicio adicional llamado Turista Plus (asientos de 1ra sin los servicios de clase Preferente). Adicionalmente, podemos encontrar una clase premium llamada Club (asientos de 1ra clase premium de cuero) sólo en algunos trenes particulares.

Si bien oficialmente Renfe proporciona un límite de equipaje, de tres piezas por pasajero (incluyendo cochecitos de bebe, instrumentos musicales con funda o bicicletas desarmadas en bolsas especiales) que no pueden superar los 25kg entre todas, en la práctica viajar con valijas no es un problema. Sólo no se exceda de manera desmedida. Los items más voluminosos como esquies o palos de golf tampoco son un problema si los ubica en los espacios para equipaje cercanos y no quedan en el paso molestando a los otros pasajeros. Todos los asientos cuentan con tomacorrientes, y son principalmente unidireccionales (excepto en algunas rutas, usualmente las que recorren trenes con vagón Club, que pueden orientarse según la marcha) pero algunos están enfrentados con mesas para 2 y para 4 entre sí (dependiendo de la clase). Todas las unidades cuentan con aire acondicionado.

Durante algunos años, a pesar de la mayor velocidad de homologación de algunas series para alcanzar 350 km/h, ningún tren AVE superaba los 300 km/h por no haberse homologado aún el sistema de control del tráfico necesario para velocidades superiores. La velocidad máxima actualmente se está elevando paulatinamente, siendo en estos momentos de 310 km/h en la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona.

Y llegamos al primer destino a visitar en España...Barcelona! Situada en una posición privilegiada de la costa noreste de la Península Ibérica y a orillas del Mediterráneo, Barcelona es la segunda ciudad más grande de España tanto en tamaño como en población. También es la capital de Cataluña, una de las diecisiete comunidades autónomas que conforman España. En Barcelona se hablan dos lenguas oficiales: catalán, que en general se habla en toda Cataluña, y castellano o español. La ciudad de Barcelona tiene una población de 1.510.000 habitantes, pero este número se incrementa hasta más de 4.000.000 si incluimos las áreas periféricas.

La capital de Cataluña es inequívocamente una ciudad mediterránea, no sólo por su ubicación geográfica sino también a causa de su historia, tradición e influencias culturales. La historia documentada de la ciudad se remonta a la fundación de una colonia romana en su ubicación actual en el siglo II a.C. La Barcelona moderna experimentó un crecimiento espectacular y un resurgimiento económico basado en la industrialización a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX. La Exposición Universal de 1888 se convirtió en un símbolo de la capacidad para trabajar duro y de la imagen internacional de la ciudad. La cultura y las artes florecieron en Barcelona y en toda Cataluña; el extremo conseguido por el modernismo catalán es una de sus más patentes demostraciones.

El lugar elegido para pasar estos 5 días catalanes fue un hermoso departamento que alquilamos por Airbnb. Era la primera vez que usábamos el servicio de esta web de alquileres de departamentos de particulares por todo el mundo y la verdad nos funcionó de maravillas. Por unos 100 euros por día alquilamos un hermoso departamento en la calle Carrer de Provença, 255, casi esquina con Paseo de Gracia, la mejor ubicación posible en Barcelona, a metros del precioso edificio "La Pedrera" de Antonio Gaudí (de la que hablaremos y visitaremos mas adelante). El lugar contaba de iving amplio con TV por cable, dos habitaciones cómodas, baño completo y cocina comedor totalmente equipada.

Comentarios 0

Sirvase dejar un comentario

El comentario será moderado antes de ser publicado

Formulario de contacto


 
www.000webhost.com