Nuevo día y esta vez apuntamos hacia el sur en busca del Parque Ibirapuera. Bajo un cielo impecable de sol absoluto comenzamos la larga caminata desde el Etoile Jardim hacia ese gigantesco pulmón verde paulista. Los casi 3 kilómetros nos depositaron en la esquina de Av. Brasil y Av. Brigadeiro Luis Antonio donde nos recibió un ícono absoluto de la ciudad, el monumento a las bandeiras.

El Monumento a las Bandeiras (en portugués Monumento às Bandeiras) es una obra de arte del escultor Vítor Brecheret ubicada en la ciudad de São Paulo, en Brasil. Fue erigida en la región sur de la ciudad, en una plaza en frente del Palácio 9 de Julho, sede de la Assembléia Legislativa, y del Parque do Ibirapuera. Fue encomendada por el gobierno de São Paulo en 1921. La escultura, en granito, com 50 m de largo y 16 de altura, fue inaugurada en 1953, junto con el Parque do Ibirapuera, para los festejos del cuarto centenario de la fundación de la ciudad, el año siguiente. La obra representa a las bandeiras, integradas por bandeirantes. Expone sus diversas etnias y el esfuerzo que realizaron para adentrarse en el actual territorio brasileño. Además de portugueses (con barba) a caballo, se representan negros, mamelucos e indígenas (con la cruz en el cuello) empujando una canoa de las utilizadas en las expediciones fluviales.

Los bandeirantes eran miembros de las bandeiras o sea compañías de aventureros organizadas en San Pablo (Brasil), desde el siglo XVI al XVIII. A estas compañías y a sus miembros se las distinguía por el estandarte o bandera que portaban. En tierras paulistas se organizaban estas partidas y salían a recorrer hacia el Oeste, el Norte y el Sur, llegando en una ocasión hasta los límites del Perú. Ellos extendieron los límites del Brasil, que abarcaban unos tres millones de kilómetros cuadrados, a los ocho millones actuales. Estas “entradas” o expediciones de los bandeirantes buscaban metales, piedras preciosas, y capturaban indios que traían encadenados para venderlos como esclavos. Las columnas se organizaban así un pequeño grupo de jefes portugueses, nacidos en Europa o en el Brasil; una tropa escogida de mamelucos (mestizas de blanco e india) armados con mosquetes y pistolas; un cuerpo numeroso de indios aliados que, como auxiliares de la columna, llevaba lanzas y arcos con flechas. Sus efectivos variaban de algunas docenas a varios cien tos de hombres. Generalmente realizaban sus grandes travesías a pie y llevaban chaquetas de cuero acolchado para defenderse de las flechas de los indios hostiles. Además de los grupos paulistas hubo otros bahianos y amazónicas.

Y ahora si nos acercamos al precioso parque Ibirapuera. El espacio verde de mayor extensión en la ciudad de San Pablo es el Parque Ibirapuera, comparable en tamaño y áreas arboladas al Central Park de Nueva York. El público puede acceder al parque libremente para recorrer a pie o en bicicleta sus senderos, o conocer alguno de los museos que concentra en su área de dos kilómetros cuadrados. El acceso principal al parque se encuentra por la calle Avenida Pedro Álvares Cabral, en el barrio paulista de Moema.

Se lo bautizó con el nombre de Ibirapuera (“madera podrida” en tupí), porque era el término con que los indígenas de la región llamaban a esta zona pantanosa. El parque pudo ser construido gracias a la intervención temprana de un aficionado a la jardinería, el ciudadano Manequinho Lopes, quien plantó centenares de eucaliptus australianos, que con el paso de los años contribuyeron a drenar el exceso de agua. El parque se inauguró en el año 1954, en el festejo por los 400 años de la fundación de la ciudad. Las construcciones que alberga el complejo fueron en su mayoría diseñadas por el arquitecto Oscar Niemeyer, mientras que los espacios verdes estuvieron a cargo del paisajista Roberto Burle Marx.

Algunos de los sitios que se pueden visitar en el Parque Ibirapuera son el Museo de Arte Moderno, Museo de Arte Contemporaneo de la Universidad de San Pablo, el Museo de Aeronáutica, el Museo Afro, el Palacio de Agricultura, el Planetario Municipal, la Escuela Municipal de Astrofísica y el Museo de Folklore. Además hay espacios donde se realizan exposiciones y ferias, y un auditorio para eventos. El Parque Ibirapuera es la sede de dos eventos muy especiales y concurridos: el San Pablo Fashion Week y el Bienal de Artes de San Pablo. En el Parque funciona así mismo una escuela de jardinería, un vivero, el Herbolario Municipal, el Centro de Protección a la Fauna y un gimnasio. En los paseos al aire libre los mayores atractivos son el Jardín Japonés, los monumentos, como el obelisco en homenaje a la revolución constitucionalista de 1932, y los espacios con fuentes de agua y juegos de luces.

Tambien dentro de este inmenso parque se puede ver el Obelisco de Sao Paulo. El Obelisco de São Paulo u Obelisco del Ibirapuera (en portugués Obelisco de São Paulo, Obelisco do Ibirapuera) es un monumento funerario brasileño localizado en el Parque do Ibirapuera, en la ciudad de São Paulo. Símbolo de la Revolución Constitucionalista de 1932, el obelisco es el monumento más grande de la ciudad y tiene 72 metros (236 ft 3 in) de altura. Su construcción comenzó en 1947 y fue concluida en 1970. Protegido por los consejos estatales y municipales de preservación del patrimonio histórico, el mausoleo del Obelisco guarda los cuerpos de estudiantes como Martins, Miragaia, Dráusio y Camargo (el M.M.D.C.) -muertos durante la Revolución de 1932-, y de otros 713 ex combatientes. Para homenajearlos y preservar la memoria de la rebelión, hay escenas bíblicas y pasajes de la historia paulista hechas en mosaico veneciano. El obelisco es un proyecto del escultor ítalo-brasileño Galileo Ugo Emendabili, que llegó a Brasil en 1923, a los 34 años, huyendo del régimen fascista que gobernaba su país natal. El obelisco, hecho en puro mármol travertino, fue inaugurado el 9 de julio de 1955, un año después de la inauguración del Parque do Ibirapuera. Revolución Constitucionalista, Revolución de 1932 y Guerra Paulista fueron los nombres dados al movimiento armado ocurrido en Brasil entre julio y octubre de 1932.

La fauna del parque cuenta con 163 especies de animales detectados. Arañas, peces, anfibios, tortugas, zorrillos, murciélagos y 142 especies de aves siendo algunas de éstas migratorias , como la espátula, la cabeza seca o la Marreca marrón, que suelen volar largas distancias y para tomar descanso en los alrededores de este parque. Hay aves en peligro de extinción como el, guacamayo noble o el araponga que visitan el parque en busca de árboles frutales. También llegan aves migratorias de mayor porte, como el halcón peregrino, las jacanas, el cisne negro o los juruviaras. Existen registros interesantes como el halcón de cola corta, la cometa de cabeza gris, o el Coccyzus. Tambien fueron detectados recientemente, la curiango, la Curicaca y el periquito-Tiriba, este último especie endémica de la Mata Atlántica. La fauna autóctona es rica en loros (loros, periquitos y maitacas), colibríes, pájaros carpinteros y palomas silvestres.

Tambien podemos encontrar el Planetario Professor Aristóteles Orsini. El edificio original fue construido en 1957, pero la mejora realizada en 2006 lo ha convertido en un referente en Latinoamérica, con su cúpula cóncava de 18 metros y un avanzado proyector Zeiss StarMaster que proyecta con exactitud el Sistema Solar y otras galaxias. En el Planetario se encuentra programación para adultos o niños, e incluso una Escuela de Astrofísica con sala de exposiciones y aulas para aprender a manejar mapas de estrellas o construir telescopios caseros. En una ciudad donde los rascacielos y la contaminación lumínica dificultan la vista de las estrellas, el Planetario se ha convertido en un centro de conocimiento y ocio perfecto para estudiar lo que no se puede ver a simple vista.

Frente al Planetario Prof. Aristóteles Orsini aparece una esfera armilar ecuatorial. En astronomía, una esfera armilar, conocida también con el nombre de astrolabio esférico, es un modelo de la esfera celeste utilizada para mostrar el movimiento aparente de las estrellas alrededor de la Tierra o el Sol. La esfera armilar fue inventada por Eratóstenes alrededor del 255 a. C. El nombre procede del latín armilla (círculo, brazalete), dado que el instrumento está construido sobre un esqueleto de círculos graduados mostrando el ecuador, la eclíptica y los meridianos y paralelos astronómicos.

Unos metros mas allá nos topamos con la Gran Marquise diseñada por Oscar Niemeyer. La gran Marquise del Parque Ibirapuera constituye el núcleo del parque, ya que conecta al Museo Afrobrasileño con el OCA, el MAM y el Pabellón Bienal de Culturas. La Marquise tiene una forma irregular, con aproximadamente 620 metros de longitud y anchura que oscila entre los 15 y 80 metros. El área total de la obra es de 28.800 m², y se utilizó la mayor tasa de hierro en este tipo de obras en América del Sur, según el profesor Rodrigo Queiroz, USP. En total, la Marquise tiene cien veintiuno columna y se calcula que entre las losas hay aproximadamente 80.000 metros cúbicos de hormigón para sostener. El lugar siempre está lleno de monopatines, patines y bicicletas, debido a la planta baja peatonalizada que permite un espacio mas seguro para estas actividades.

Cerquita nos encontramos con el Auditorio del Parque Ibirapuera. El auditorio es una obra de arquitectura moderna en el centro del Parque Ibirapuera y fue construido con un enfoque en la música. Su avanzado sistema de sonido le valió su designación como la sede de los premios Grammy Latino, además de un programa regular de músicos nacionales e internacionales. El edificio posee sencillez volumétrica, compuesto de un solo bloque en el plan que tiene la forma de un trapecio y, en sección, la forma de un triángulo. Al igual que los otros edificios en el parque, como la cúpula de Oca, y Una gran parte de la obra del arquitecto, el auditorio está compuesto de hormigón armado pintado de blanco.

Acompañando este espacio de edificios emblemáticos del parque aparece la OCA. El Pavilhão Lucas Nogueira Garcez es mejor conocida como la "Oca" por su arquitectura que refiere a las viviendas indígenas del mismo nombre. Fue diseñado por Oscar Niemeyer en 1951 para formar un complejo cultural y arquitectónico en el parque Ibirapuera, que es la parte verde más grande de São Paulo. En el interior, el edificio tiene subsuelo (donde se encuentra un auditorio con 129 asientos), planta baja y dos pisos, todos con aire acondicionado y conectados por una rampa y elevadores hidráulicos para las personas con discapacidad o movilidad reducida. Reformado por el arquitecto Paulo Mendes da Rocha, en 2000, el sitio llegó a albergar el Museo de la Fuerza Aérea de Sao Paulo y el Museo del Folclore, ahora recibe varias exposiciones e instalaciones, muchos extranjeras, durante todo el año. Aqui se hizo la exposición Picasso de Oca, la retrospectiva más grande jamás celebrada sobre el pintor español en América Latina.

Ahora pasamos por la puerta del MAM (ya en la visita anterior entramos con Gaby asi que en esta oportunidad pasaríamos por afuera). El Museo de Arte Moderno de São Paulo (en portugués, Museu de Arte Moderna de São Paulo o, abreviadamente, MAM), ubicado en el Parque do Ibirapuera, en São Paulo, es uno de los más importantes museos de arte moderno de Brasil. Creado en 1948, por el industrial y mecenas italo-brasileño Francisco Matarazzo Sobrinho (Ciccillo Matarazzo) y su esposa, la aristócrata paulista Yolanda Penteado, el Museo de Arte Moderno de São Paulo, fue una de las primeras instituciones de producción artística moderna en el país. El modelo de museo que siguió fue el del MoMA de Nueva York, entonces presidido por Nelson Rockefeller, que dio instrucciones y obras para la nueva fundación. Los estatutos generales del nuevo MAM preveían la constitución de una entidad dedicada al incentivo del gusto artístico del público, de todas las formas que fueran consideradas convenientes, en el campo de las artes plásticas, de la música, de la literatura y del arte en general. Componían el consejo de administración, entre otros, los arquitectos Villanova Artigas y Luís Saia y los críticos Sergio Milliet y Antônio Cândido. Antes de su inauguración oficial, al año siguiente en 1948, el MAM exponía su incipiente colección en una sede provisional, en la calle Caetâno Pinto, la dirección de Metalúrgica Matarazzo. En la puerta del MAM podemos ver a La araña de Louise Bourgeois. La autora, reconocida internacionalmente por su capacidad para reflexionar plásticamente sobre temas profundos y dolorosos de la naturaleza humana, llamó a la escultura "Aranha". Esta obra tan representativa de la artista es patrimonio del MAM desde el año 1967.

Benito aprovechó el precioso día de sol para jugar en la plaza del Parque Ibirapuera frente al MAM.Verlo interactuar con chicos con otra cultura, otro idioma son las cosas que hacen que valgan la pena estos agotadores viajes familiares. Por suerte, en estos dos días que estuvimos en la bella San Pablo el clima fue muy benévolo regalándonos intensos días soleados.

Ya cansados de tanto caminar en este inmenso pulmón verde, comenzamos el lento regreso a casa, tratando de conseguir un taxi en la zona. Un paseíto por la Freire para despedirnos de l zona chic de San Pablo y, de paso, hacer las últimas compras en el supermercado. Ya en el departamento baño en jacuzzi de rigor, Benito no me perdonaría si no lo hicieramos, unas buenas cervezas artesanales brasileras y un poco de Fish TV regalaron el descanso deseado. Con el día extinto nos fuimos a dormir pensando en el siguiente. Pero eso es otra historia, porque mañana comenzaría la parte mas importante de nuestro viaje cruzando el atlántico para llegar a la madre patria.

Comentarios 0

Sirvase dejar un comentario

El comentario será moderado antes de ser publicado

Formulario de contacto


 
www.000webhost.com