Ultima parte de esta bitácora caribeña. Vamos a dedicarnos un ratito a la gastronomía carreña que fue parte importante de nuestro viaje durante los días que estuvimos en Nimajay. Primeramente el desayuno típico es la arepa (alimento hecho de masa de maíz molido o de harina de maíz precocida) con huevos revueltos y fruta de estación como ananá y mango. Obviamente se acompañaba con tostadas comunes y café, pero lo mas importante era esa combinación violenta de energía con las arepas y los huevos revueltos.

Otra de las cosas típicas de la comida llanera es el arroz, muy presente en todas las preparaciones, asi pues tenemos el pabellón criollo compuesto caraotas negras, arroz blanco y tajada de plátano o arroz con albóndigas fritas de pescado. Tambien tienen ganadería local que permite la realización de carne asada al estilo llanero con bananas asadas y bien cocida.

Pero basicamente en Puerto Carreño la base de la alimentación es el pescado. El tucunaré frito o asado sin mucho mas que unos buenos chorros de lima es espectacular y es algo fácil de realizar tanto en las cocinas como a la vera del río donde los guías lo preparaban ahumandose durante un buen rato.

La noche de la despedida del lodge fuimos agazajados con un show musical local. La música llanera que abarca toda la zona de Vichada está basada en el joropo. El joropo es un género musical y danza tradicional de Venezuela y Colombia. Su diversidad se manifiesta en distintas tipologías subregionales. Entre ellas cabe mencionar el joropo oriental, el joropo central (con algunas especificidades como el joropo tuyero, el joropo mirandino o el joropo aragüeño), el joropo andino y el golpe larense en Venezuela; en que nosotros tuvimos la suerte de disfrutar es el joropo llanero, propio de los Llanos colombo-venezolanos. La música del joropo llanero la proporcionaba un conjunto básico compuesto por arpa cuatro, maracas y canto. Si no había arpa, se sustituía por una bandola o por el violín.

El show fue un grato momento en que terminamos de sentirnos llaneros de esta hermosa Colombia por un rato. El punto alto lo dió la pequeña hija de nuestro anfitriones que con su traje típico de la zona nunca se cansó de dar rítmicos pasos de baile. Ya a la mañana siguiente nos tocó despedirnos de toda la gente linda que nos brindó una atención de primera, como si fuera nuestra casa, en un lugar maravilloso que nunca pensé que podría llegar a visitar. ¡Adiós lodge Nimajay gracias por todo!

Lo último que nos quedaba por hacer en Puerto Carreño era recorrer un poquito la ciudad y conocerla aprovechando que todavía teníamos un par de horas antes de comenzar el vuelo de regreso, asi que nos subimos a las camionetas del lodge y nos llevaron a un cortito tour por este típico pueblo llanero.

La ciudad de Puerto Carreño es la capital del municipio del mismo nombre se encuentra localizado en el extremo nororiental del Departamento del Vichada, Vichada es departamento más oriental del país con inmensas llanuras un gran potencial fluvial. El área Municipal es de 12.409 Km2 y limita por el norte y este con la Hermana República Bolivariana de Venezuela, por el sur con el río Tomo por el occidente con el Municipio de la Primavera.Apenas reingresamos a Puerto Carreño desde el lodge nos recibe un monumento muy lindo a la música llanera compuesto de arpa, cuatro y capachos.

La ciudad se caracteriza por estar basada en el comercio con Puerto Páez, su hermana fronteriza de Venezuela. El flujo comercial es simple, artículos de primera necesidad van a Puerto Páez, nafta barata a Puerto Carreño. Es increíble ver en la calle como hay puestitos de venta de gasolina al paso en botellas de coca cola. Hay varios restaurantes, billares con música ranchera, y avisos de cambio de bolívares. Los taxis amarillos y las motos pasan a ver qué pasajeros han llegado para recoger y llevar un par de cuadras más adentro, hacia donde crece una ciudad que pareciera fue construida ayer, porque todo luce demasiado reciente. Mientras paseábamos por el centro nos acercábamos a nuestro próximo destino, el Cerro de la Bandera. Este cerro es un mirador natural que permite visualizar el área urbana del municipio y el rio Orinoco, especial para realizar caminatas ecológicas.

Cuando llegamos a la cima, con un pequeño esfuerzo físico, y mucha precaución caminando por los escalones en la roca, nos encontramos con un paisaje maravilloso. La vista del río Orinoco es imponente, hacia el norte se ve la desembocadura del río Meta y hacia el sur la del río Bita. También podemos ver las piedras de punta de Laja y el casco urbano de Puerto Carreño .

El borde del río Orinoco, en el Vichada, está constituido por colinas levantadas sobre rocas graníticas del Escudo de Guayana y este cerro es una muestra de ese macizo guayanés en el territorio colombiano. Es el mirador turístico más transitado por habitantes y turistas. Anteriormente este cerro se le conocía con el nombre del picacho hasta el año 1913, cuando el general Buenaventura Bustos, comisario del Vichada, con el propósito de ejercer soberanía coloco la Bandera de Colombia en su cúspide. Hecho que lo constituyó y desde entonces se le llama "El Cerro de la Bandera". En el pasado, fue el punto de observación que permitía vigilar el acceso de embarcaciones para ejercer control en el tránsito fluvial debido a que por abandono del Estado, la región estuvo dominada por revolucionarios venezolanos que enfrentaban sus armas y las dictaduras de Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez.

En la cima nos encontramos con un puesto de la policía militar que te pide anotarte en el libro de visitas y controla que no haya accidentes y ni vandalismos. También tenemos una antena de radio utilizada por la misma policía militar para radiar toda la zona de frontera.

Terminado el paseíto nos dirigimos raudos al aeropuerto German Olano donde nos esperaba el vuelo de SATENA de regreso a Bogota. Por suerte fue un vuelo mas bien tranquilo, como todos los que tuvimos en esta aventura pesqueril. Ya por la tarde, llegamos al aeropuerto El Dorado donde teníamos que esperar unas 6 horas hasta la salida de nuestra etapa siguiente.

Con este márgen de tiempo y con todos los trámites ya hechos, nos subimos a una van de paseo y nos fuimos a shoppinear por Bogota. El lugar elegido fue el Centro Comercial Gran Estación. Este shopping s el quinto centro comercial más grande de Bogotá. Fue inaugurado en 2006 y está ubicado a 10 minutos del Aeropuerto Internacional El Dorado. Tiene un área construida de 126.000 m², 362 locales, 2.079 estacionamientos y cuenta con un anillo vial propio para evitar embotellamientos. El Centro Comercial alberga el primer y unico Starbucks ubicado en un Centro Comercial en Bogotá y Colombia. En el momento de su inauguración era el centro comercial con los locales más costosos del país, ya que su valor podía sobrepasar los 3 millones de pesos colombianos por metro cuadrado. Gran Estación cuenta con una gran plazoleta pública, con colores como los de un ajedrez que se llama Plaza Metropolitana de Los Alfiles.

Lo recorrimos en grupos separados según los intereses de cada uno. Yo arranqué con Angel directamente en Columbia donde compramos un par de camisas PFG que en Argentina no llegan. Despues nos separamos y yo fui a la juguetería Pepe Ganga en busca del regalito para el mas chico. Unos pasos mas allá en Boutique de la India encontré el obsequio para mi señora. Unas vueltas mas y nos reecontramos todos en el patio de comidas donde tras una suculenta hamburguesa volvimos al Aeropuerto El Dorado a continuar con nuestro regreso, via Lima, hacia Buenos Aires.

Con esto doy terminada esta bitácora, de un viaje de aventuras con 10 locos mas que entendemos que nuestro paso efímero por este mundo tiene que ser asi, intenso, haciendo lo que mas nos gusta. Me quedó pendiente conocer en profundidad la bella Bogotá, pero eso, seguramente será saldado en otro viaje.

Comentarios 0

Sirvase dejar un comentario

El comentario será moderado antes de ser publicado

Formulario de contacto


www.000webhost.com