Nos montamos en un tres camionetas que nos pasaron a buscar del lodge y arrancamos la travesía rumbo al río Bita. El paseíto por el centro de Puerto Carreño fue corto por lo que dejo el relato del mismo para la bitácora siguiente del regreso donde lo recorrimos mejor.

Desde Puerto Carreño hasta Nimajay son unos 50 km de camino de tierra que se van recorriendo las haciendas típicas de la zona, la mayoría dedicada a los cultivos tradicionales de mango y marañon(castaña de cajú para nosotros) y a la ganadería. Ya aquí se ve la aridez de la tierra producto del clima seco y carente de humedad de la zona. Esto genera una flora bastante tipica de los llanos formada principal mente por pastizales, llanuras anegadas de manera estacional y selvas bajas y de corta duración en su verdor.

Ya acercandonos al lodge pasamos por un puente de hierro muy antiguo que nos acercó a nuestra primera vista cercana de este río mítico que vinimos a visitar. La playa paso ganao nace bajo el puente y se extiende por la costa del Bita majestuosamente.

Arribados al lodge nos recibieron con muchísima amabilidad Mayra y Ricardo que regentean el mismo. Ahi nomas le pegamos una corta recorrida a las instalaciones. Nos ubicamos en las humildes cabañas para 4 personas cada una. Todas cuentan con baño propio, electricidad, y agua fría(el calor reinante en el llano en esta época del año hace innecesario que el agua se caliente de forma artificial). Tienen techo de chapa que hace casi imposible dormir adentro al mediodía, no asi a la noche que con un buen ventilador se mantiene fresco.

Ya cambiados y refrescados nos fuimos al salón principal del complejo,estructuralmente igual a las cabañas, pero amplio para oficiar tanto de cocina y comedor,con un par de mesas largas y la cocina a un lateral integrada. El lodge funciona de noviembre a abril, época seca y de bajante de los ríos lo que permite la pesca deportiva. De Mayo a Octubre se dedican intensivamente al cultivo del marañon.

Despues de un rato de charla y aclimatación a los casi 50 grados de térmica que habitualmente se sienten al mediodía decidimos ir a pescar un poco en las embarcaciones tipo voladora (Carolina skiffs) de fibra de vidrio de 14 pies que tienen en el refugio. Pero eso lo dejo para mas adelante.

Como este en realidad es un viaje de pesca deportiva y tengo otra web dedidada a exclusivamente a eso en www.waltermarquez.com.ar (clik por mas info) esta bitácora de viajes la armé separando mas en etapas que en día por día. Así la primera parte fue referida al viaje en si mismo, la segunda esta basada en todo lo referido a la estadía y la tercera al paseo final por Puerto Carreño y regreso a casa.

Entonces ahora nos tocaría hablar un poco de este río mágico llamado Bita y todo lo que lo rodea. El Bita es un monstruo de agua de 500 kilómetros de longitud que desemboca en el Orinoco, a pocos kilómetros de Puerto Carreño. A pesar de que son muy pocas las investigaciones que se han realizado en su cuenca, los expertos lo han catalogado como uno de los afluentes más saludables y biodiversos de Colombia. Por ello se firmó en 2014 un convenio que convertirá en 2016 al Bita en el primer río protegido de Colombia y uno de los primeros del mundo.Cabe aclarar que en un río protegido no están prohibidas las actividades humanas sino que es el lugar donde, mediante la investigación científica y los acuerdos sociales con quienes intervienen en el territorio, se mantienen la biodiversidad y las demás características del río

Es un río que nace de las sabanas de la Orinoquia, que aún no se ha visto afectado por la ganadería o los proyectos de extracción de recursos naturales y donde no hay presencia de grupos indígenas. En su cuenca habitan jaguares, delfines, dantas y muchas especies de tortugas. El 80% de los peces ornamentales que exporta el país vienen de esta zona. Al menos 600 pescadores deportivos de todo el mundo visitan el Bita cada año para practicar la pesca deportiva.

Esta parte de la bitácora de mi aventura colombiana hablaré de las especies que fui a pescar en este maravilloso lugar. Como ya contamos la temporada de pesca en Puerto Carreño y los Llanos empieza a finales de diciembre cuando las aguas del bello y majestuoso Orinoco descienden de nivel y los peces dispersos por la llanura, se concentran en las lagunas y cauces de los ríos característicos por los meandros; la dicha termina por abril cuando empiezan las lluvias.

En el último informe bioambiental realizado en este hermoso río se registraron 180 especies de peces, de las cuales 70 son nuevos registros para la cuenca, 22 son especies migratorias, seis especies se encuentran categorizadas en distintos grados de amenaza. Entre estos peces el rey en la concepción de los pescadores deportivos es el tucunaré o pavón o peacock bass, una especie del tipo Cichla, que es un género poco conocido de los cíclidos predadores de Sudamérica. Comprende por lo menos 15 especies, pero podrían haber tantos como 30. Los Cichlas se encuentran entre las más grandes de los cíclidos, la mayoría de las especies crecen más de 50 cm y pesan de 3-4 kg. Alcanzan la madurez sexual cuando miden unos 20 cm de largo. Son territoriales. La hembra pone hasta 10.000 huevos. Ambos padres cuidan de las crías durante aproximadamente un mes.

Otra especie que vinimos a buscar, y que gracias a Dios encontramos, es la payara. La “Payara” (Hydrolycus Scomberoides) se describe como un pez con dos colmillos largos extraordinarios que resaltan de su quijada. Los colmillos pueden medir de cuatro a seis pulgadas de largo y se pueden retraer en la cabeza a través de dos conductos especialmente desarrollados por encima de los ojos, como un sistema de llaves que traban las quijadas.

Ya hablamos de la fauna pescable del río meta, ahora hablaremos de la fauna avistable que también tuvimos la oportunidad de descubrir en estos 6 días que pasamos internados en su interior. Algo que fue también parte del combo es el descubrimiento a cada paso de animales que siquiera soñamos con ver en estado salvaje. La fauna de los llanos es extensa y compone todos los ecosistemas posibles dentro de su estructura. Por ello hablaré un poquito de los que vimos mas que nada.

Lo primero que pongo en mi lista son los delfines de río que casi podíamos tocarlos cuando nadábamos en las aguas del Bita. De las dos especies de delfines de agua dulce del país, solamente la tonina |(Inia geoffrensis) que alcanza 2-3 m y un peso de hasta 160 kg, es conocida en los Llanos Orientales.La tonina se encuentra tanto en ríos grandes como en quebradas pequeñas adonde llega en persecución de los peces que constituyen su dieta principal. Su aleta dorsal no es muy conspicua,y, según estudios recintes, las toninas de los Llanos suelen ser mucho más juguetonas y saltadoras que las de la cuenca amazónica.

Dentro de los crocodilios, la babilla y el caimán del Orinoco son los elementos faunísticos más importantes de los Llanos. Aunque la babilla no es peligrosa para los seres humanos, es cazada y comida por éstos. Por la importancia comercial de la especie, se han desarrollado notables programas de cría en cautividad. En contraste, el caimán del Orinoco es un animal que alcanza mayores tallas que las babillas y su agresividad causa mucho temor. Dado que su piel es comercialmente valiosa, la especie ha sido cazada casi hasta la extinción en muchas regiones de su distribución. Se debe considerar como una especie en peligro para ser protegida por lo menos en los parques nacionales y reservas de la Orinoquia.

Despues tenemos a los roedores caviomorfos. Estos roedores son de tamaño bastante grande y evolucionaron como un grupo endémico en Sur América. Incluyen el puercoespín común |(Coendou prehensilis) de 3- 5 kg, de color negro o castaño oscuro con el pelo modificado en forma de espinas para la defensa. Son arborícolas y comen frutos, semillas y corteza; Tal vez el caviomorfo más conocido es el chigüiro o capybara |(Hydrochaeris hydrochaeris), el roedor más grande del mundo ya que alcanza los 35-65 kg de peso y andan en ciertas partes de los Llanos en manadas muy numerosas. Se alimentan de pasto y sus hábitos son acuáticos con gran habilidad para zambullirse rápidamente y caminar bajo el agua. El mono araguato o cotudo |(Alouatta seniculus) es uno de los animales de la región que genera un reconocimiento dentro de la fauna regional, especialmente por su poderosa vocalización, la cual se siente en el ambiente en la madrugada y al atardecer como elemento muy típico de estas tierras. Esta particularidad es frecuentemente resaltada en las canciones de música llanera. Usualmente estos monos viven en grupos de alrededor de seis individuos con un macho adulto, tal vez un macho sub adulto y 2-3 hembras con crías. Se alimentan en un |50% de hojas tiernas y |50% de frutos y flores.

El último lugar se lo dejo para la tortuga. En Colombia, las tortugas Charapa y Terecay están amenazadas por el consumo indiscriminado de sus huevos y la caza de adultos para el consumo de su carne, poniendo en riesgo ecosistemas como los humedales de los Llanos inundables, por ello la Alianza por el río Bita, trabaja con un grupo de voluntarios generando la cría en estado salvaje y liberación de las tortugas charapa. La charapa arrau (Podocnemis expansa) es la tortuga más grande de los pleurodiros. Son de color oscuro en su parte dorsal y amarillentas ventralmente. Poseen un engrosamiento en la parte posterior de su espaldar al que se refiere su epíteto específico.

Comentarios 2

Sirvase dejar un comentario

El comentario será moderado antes de ser publicado

enrique dice:
Julio 22, 2016 at 19:12

Muy ilustrativo y educativo

Walter Marquez dice:
Julio 24, 2016 at 11:11

Muchas gracias por tu comentario. Me alegro que te haya gustado.

Formulario de contacto


www.000webhost.com