Uno de mis sueños mas grande en la vida era poder complementar mi otra gran pasión, la pesca, con lugares exóticos y mágicos. Cuando me invitaron a adentrarnos en la llanura colombiana para pescar en un lugar mítico como es el río Bita, afluente del gran Orinoco, no dudé. Esta bitácora estará mas referida a las sensaciones de viaje que a la pesca en si misma.

Todo comenzó cuando me despidieron del trabajo y cobré la indemnización. En ese punto tan álgido de la vida surgió la posibilidad de ir en busca de ese pez mítico llamado tucunaré y no dudé. Gracias al impulso de mi amigo Angel y de los servicios de la agencia de turismo temático pesca&aventura Tu mejor pesca (ver info acá) logré cumplir dicho sueño.

El 13 de febrero a las 5 de la mañana nos encontramos todo el grupo(Angel,Gabriel, Ariel, Bobby, Javier, Miguel, Ramiro, Marcos, Sergio, Andrés y quien escribe) en Ezeiza con un montón de ansiedad, alegria, dudas y certezas. Era increíble ver a un grupo de 11 hombres grandes se comportaban como chicos que se van por primera vez de excursión, todo esto amplificado con la impresionante cantidad de bolsos, tubos portacañas y demás menesteres que portábamos para despachar (y eso que tuvimos que achicar para no pasarnos con el peso permitido en el vuelo que debíamos hacer desde Bogotá a Puerto Carreño en un avión mas pequeño).

El primer recorrido del extenso viaje fue Buenos Aires-Lima viajando en un Airbus 319 de LAN Airlanes. El avión parecía un micro escolar en el que se les hacía imposible a las pobres azafatas tenernos sentados, salvo si el capitán lo pedía por alguna turbulencia menor. Fue una hermosa sensación cuando cruzamos las montañas de la cordillera andina, alla arriba sobrevolando Salta para ahi si tomar ruta sobre el océano pacífico.

Finalmente, despues de 5 horas de viaje aterrizamos en el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez de la ciudad de Lima. Allí hicimos una escala de un par de horas donde recorrimos un rato el free shop, nos aprovisionamos de un par de bebidas espirutosas autóctonas como el espectacular pisco peruano y un par de johnny walker para degustar en el campamento. Tambien aprovechamos para comer algo en el aeropuerto y de paso probar la mítica gaseosa peruana llamada Inka Cola.

Despues de un par de horas de relax embarcamos en otro avión, esta vez un Airbus 319 de la misma compañía aérea Lan, con destino a la preciosa ciudad de Bogotá. Este viaje ya fue mas descansado, con varios durmiendo placidamente y otros que mirábamos el horizonte por la ventanilla. Despues de algo mas de 3 horas de vuelo comenzamos a vislumbrar la ciudad bogotana debajo de nuestro avión, aterrizando sin mas novedades en la misma.

Ya arribados el reagrupamiento en tierra fue bastante mas desordenado. Primero recuperar y chequear que todo el equipaje, tubos de cañas incluido, había llegado sano y salvo, despues organizarnos para trasladarnos dentro del aeropuerto en busca de la salida. Fue casi una odisea. Ya afuera esperamos a que Bobby se contactara con el hotel asi nos enviaba la van que haría las veces de servicio de traslado. Por suerte este trámite fue bastante rápido y una vez mas el jardin de adultos logró retomar el camino que la bitácora de viajes del organizador tenía preparada.

Una cosa que nos sorprendió del Aeropuerto Internacional Eldorado - Luis Carlos Galán Sarmiento fue la gran cantidad de policía militar caminando en su interior. Se ve claramente que, a pesar del proceso de paz que se viene llevando con las FARC y otros grupos paramilitares, hay todavía mucha inseguridad en este país caribeño que se está ordenando poco a poco.

Salimos del aeropuerto recorriendo la vía llamada El Dorado y que funciona como el Metrobus mas famoso del mundo. Este metrobus de micros biarticulados se llama Transmilenio y fue inaugurado el 4 de diciembre de 2000, siendo el modelo a seguir en el mundo en cuanto a sistemas de transporte tipo Bus de Tránsito Rápido. La Avenida ElDorado, también llamada calle 26 y avenida Jorge Eliecer Gaitán, es una importante vía que recorre la ciudad de Bogotá (Colombia). Fue construida en 1952 para conectar el centro de Bogotá, al oriente, con El Aeropuerto Internacional El Dorado, al occidente, constituye junto con la Autopista Norte una de las avenidas más modernas de Bogotá. En ella se ubican algunos de los edificios de oficinas de grandes instituciones públicas y privadas de Colombia. Las calzadas están separadas por zonas verdes sembradas y jardines, adornados con grandes esculturas , albergando asimismo una sección de las ciclorrutas de Bogotá. En su sector occidental es la avenida más amplia de Bogotá.

En apenas 15 km llegamos a nuestro destino de esa noche que era hotel Estelar Apartamentos Aeropuerto. Este hotel se encuentra en el distrito de Teusaquillo de Bogotá, siendo un barrio residencial muy tranquilo y cercano al aeropuerto. El Estelar Departamentos Aeropuerto Bogotá es un hotel de diseño que se encuentra en un edificio moderno y cuenta con gimnasio, habitaciones independientes con TV de plasma, conexión Wi-Fi gratuita y estacionamiento disponibles. Las habitaciones cuentan con un diseño contemporáneo, suelo de madera y paredes de ladrillo a la vista. La cocina dispone de nevera y microondas y algunas cuentan con zona de comedor independiente. Todos los días se sirve un desayuno americano. Tiene un pequeño jardin interior donde relajarse y cuenta con gimnasio de última generación. La recepción permanece abierta las 24 horas y ofrece servicio de link con el aeropuerto. Realmente, aunque fue solamente por una noche, la pasamos super bien en este hotel. Altamente Recomendable.

Baño reparador, una corta siestita y de vuelta a las pistas. Nos juntamos en el jardincito del hotel a degustar una de las tantas botellas de wiskey que compramos en el free shop de Lima. El clima era de por si de colegio secundario, con bromas y mas bromas. Ya entonados por los míticos brebajes nos pasaron a buscar 2 taxis, nos metimos los 11 adentro(sii los 11, 6 y 5 en cada uno!!) y partimos hacia el centro de la ciudad en busca de una buena cena.

Continuamos por la Av. el Dorado y ya algo que nos impactó fue un edificio enorme totalmente iluminado de azul. Era la torre Copatria.Sin duda este es uno de los edificios de mayor reconocimiento dentro de los capitalinos. Es un hito dentro de la arquitectura colombiana por ser uno de los edificios más altos del país. Tiene 47 pisos que se distribuyen en una altura de 171,20 metros desde el nivel del piso y una cimentación a 50 metros de profundidad que reposan sobre una plataforma. Su ubicación estratégica en el extremo norte de la carrera séptima y sobre el Parque de la Independencia le da la bienvenida al casco antiguo de la ciudad. Es la única torre iluminada de la ciudad que otorga un bello espectáculo nocturno. Los fines de semana y feriados los turistas y paseantes de la zona pueden subir a la terraza del edificio para apreciar una de las más imponentes vistas de la ciudad.

Ahi doblamos a la izquierda y nos adentramos en nuestro destino, el barrio de La Macarena. Según varias guías especializadas, La Macarena es considerado el barrio bohemio de Bogotá, comparado con el soho neoyorquino o con el palermo de Buenos Aires. El área es el hogar de muchos extranjeros y artistas que optan por vivir en la zona gracias a sus espectaculares vistas de la ciudad y provocantes cafeterías, pubs y restaurantes. También hay un montón de tiendas bohemias y un par de galerías de arte, visitar a La Macarena bien vale la pena.

Dentro de los restaurantes que vimos en las famosas calle carrera 4 y carrera 5 estában la Jugueteria, ChibColmbia, La taperia, La cervecería Irlandesa y varios mas. Nosotros optamos finalmente por La cerveceria Irlandesa. La Cervecería Irlandesa es un GastroPub donde no sólo es posible beber deliciosa cerveza artesanal, sino también disfrutar de una completa carta. Este lugar inspira su ambiente en los tradicionales pubs de Irlanda y ofrece una completa variedad de cervezas artesanales.Los combos, por otro lado, son ideales para pedir junto con una helada pinta de cerveza e incluyen combinaciones irresistibles de costillas de cerdo, salmón, pechugas de pollo y medallones de lomo.

Despues de una noche completa de descanso nos levantamos bien tempranito para volver al aeropuerto del Dorado. Esta vez teníamos que subirnos a un vuelo de cabotaje de la empresa colombiana SATENA, el destino Puerto Carreño.

Al subirnos al pequeño Embraer 170 nos dimos cuenta de las diferencias con sus hermanos mayores de Airbus y Boeing, pero siempre es linda la variedad e ir conociendos distintas formas de viajar. El viaje una vez mas terminó siendo una excursión escolar con Ariel haciendo una parodia de un cura rezando en vuelo que nos hizo descostillar de la risa.

Cuando nos fuimos acercando a Puerto Carreño tuvimos el placer de ver los ríos que desembocan en el imponente Orinoco. Así primero nos pasó por debajo el río Meta para terminar acompañando desde el aire al hermoso Bita, que sería nuestro destino final de pesca.

Poco mas de hora y media de vuelo aterrizamos en el Aeropuerto German Olano de Puerto Carreño departamento de Vichada. Este pequeño aeropuerto roza casi con lo artesanal y se ve esto en cada operación que se hace tanto de parte del personal del aeropuerto como del ejército colombiano que lo custodia. Lo que si se puede dar fe es que de todos los viajantes que venían en el avión de SATENA, el 80% éramos pescadores que venían en busca de su trofeo a este recóndito lugar del planeta.

Trámites de rigor para que despues en el exterior del aeropuerto nos encontráramos con nuestros anfitriones del lodge Nimanjay que tan amablemente nos vinieran a buscar. Y ya podemos decir que estábamos en destino!!!

Comentarios 0

Sirvase dejar un comentario

El comentario será moderado antes de ser publicado

Formulario de contacto


www.000webhost.com